domingo, 7 de agosto de 2016

EUROPA CENTRAL

INTRODUCCIÓN
Durante 25 días recorreremos algunas ciudades, pero principalmente pueblos de Holanda (Amsterdam, Amsterfoort, Delft, Haarlem, Volendam, Hindeloopen, Hoorn, Maastrich y Bourtange), Bélgica (Namur, Bruselas, Brujas), Luxemburgo, Alemania (Rudesheim, Valles del Rin y Mosela, Trier, Lubeck, Celle, Dresden, Saxon Switzerland, Regensburg y Nuremberg), Polonia (Breslavia y Cracovia) y República Checa (Olomouc, Praga, Kutna Hora, Telc, Hluboca nad Vitavou y Cesky Krumlov)
9 de agosto
Los controladores aéreos hicieron todo lo posible para que al llegar a San Pablo pierda mi conexión a Frankfort. Hicieron un paro de 2 horas que incluyó mi vuelo. Y, terminado el paro, le dieron prioridad de salida a la Aerolínea Compañera, que debía salir después que nosotros. Pero no lo lograron. Creo que el piloto apretó mucho el acelerador para recuperar el tiempo perdido, tanto que llegó antes del fin de la película que Cuca miraba, y quedó sin ver el final. Caminamos casi corriendo más de 1km, y llegamos al avión a Frankfort, hasta con tiempo de ir al baño. Subimos al avión, y chau paisito, chau invierno cruel, chau telenovela de Cuca de las 21 y 30, chau subdesarrollo: Nos vamos al 1er mundo.
10 de agosto
Es un día muy triste para nosotros. Nos avisaron que falleció Antonio Slepak, nuestro querido compañero de viaje en el 2013 a Kyrguisztan, Uzbekistán e India, y en el 2014 recorriendo más de 8000 km por Europa.  Y pensar que era el que estaba en mejor estado físico de los 4. A Etda, nuestro cariño, y que tengas mucha fuerza que la vida continúa...
Y como la vida continúa, seguimos con nuestro viaje. Alquilamos el auto en el aeropuerto y arrancamos para Rudeshein am Rhein donde pernoctamos. Hicimos una recorrida a pie corta (1 hora), porque tenemos sueño acumulado y los horarios cambiados. Nos alcanzó para ver que es un pueblo encantador, muy bien cuidado, a la orilla del Rin.
11 de agosto
Día largo. Salimos de Rudesheim a las 9 y llegamos a Luxemburgo a las 21, luego de recorrer 350km. Hicimos todo el camino bordeando primero el Rin, y luego el Mosela. Ambos valles con 3 estrellas de la Michelin. Y se las merecen. Ambos valles están mucho más abajo que los terrenos circundantes. Llenos de vides, ya que la zona es famosa por los vinos. También llenos de castillos en las partes altas, y pueblitos encantadores a orillas de los ríos.
Entre los castillos que vimos de afuera se destacan el Loreley (Rin) que está en el medio del río, El del Gato (Rin), Marksburg (Rin), Eltz (Mosela) y Cochem (Mosela). Entre los pueblitos se destacan Bernkastel (el mejor), Trier y Cochem (todos en el Mosela). También estuvimos en Koblenz, en la desembocadura del Mosela en el Rin. Muy interesantes son los miradores, como por ejemplo el Loreley, en la parte más angosta del Rin. El Rin está lleno de barcos cargueros y cruceros. El Mosela solo es navegable cerca de su desembocadura. En Trier hay una puerta de la muralla Romana, del siglo II, que es el monumento romano más grande de Alemania.
El desayuno era tipo buffet y costaba 5€. Analicé la relación costo/beneficio, y decidí pagar. Estuvo muy bueno en calidad y cantidad, por lo que aguantamos hasta las 10 de la noche con 2 bananas cada uno mientras hacíamos ruta. Pero no pregunten por los tamaños de la pizza y el calzone que nos comimos cada uno.
De alemán no entendemos nada. Pensamos que con el francés de Luxemburgo íbamos a estar mejor, pero estuvimos mucho mejor, porque la del hotel y el mozo de la pizzería parlavano italiano.
12 de agosto
Día menos intenso, dedicado a la ciudad de Luxemburgo. Se recorre toda a pie. Nos gustó mucho. Es como una ciudad amurallada, pero cuyas murallas son naturales, con grandes paredes verticales. Del lado de arriba está la ciudad histórica, y del lado de abajo corren 2 ríos. En uno de ellos, hay un parque con mucha vegetación, y cerca del otro, un barrio bajo de la ciudad. Todos esos desniveles ayudan a que paisajíticamente sea muy linda. Por suerte hay un ascensor gratuito para ir de la parte alta a la baja o viceversa, Si no, no la hago bajar a Cuca pensando en que luego tendrá que subir.
Además, en lo que sería la muralla, que en realidad es abajo de la ciudad, hay una red de 25km de túneles donde circulaban y escondían sus ejércitos en caso de invasiones. Recorrimos una pequeña parte que está habilitada y Cuca me sacó corriendo, porque estaba lleno de escaleras.
La ciudad vieja en sí, no tiene demasiado para ver, más que alguna plaza, algún edificio y alguna iglesia.
Luego fuimos en auto a Kirchberg, la Euro zona con una arquitectura ultramoderna, que vale la pena.
El desayuno que estaba incluido no fue como el de ayer, y a mediodía tuvimos que hacer un alto en MacDonald. Pero sentados en una mesa de la plaza principal.
Como siempre que llegamos a un lugar, Cuca me da los planos y me hace dirigir. Yo le pregunté qué iba a hacer en Japón que no iba a tener su guía particular. Se ve que le toqué el amor propio, porque par retornar al estacionamiento donde estaba el auto agarró los planos y dijo "ahora mando yo". Miraba los planos, los giraba para arriba y para abajo, pero me llevó derechito (las últimas 3 palabras me las dictó Cuca)
En una de las vistas desde el borde del precipicio, se ve un edificio muy majestuoso con una torre. Busco en el mapa y descubro que es uno de los bancos. Eso me recuerda el principal motivo de mi venida a Luxemburgo. Es que es un centro bancario (alias paraíso fiscal) muy importante. Y yo vine acá a controlar que los U$ que me colocó Damiani estuvieran a salvo. Y me voy tranquilo. Está todo bien, pero no me deschaven frente a la impositiva.
13 de agosto
Día multinacional. Es que empezamos en Luxemburgo, hicimos una parada para conocer Namur (Bélgica) y terminamos en Maastricht (Holanda) Antes de salir de Luxemburgo llené el tanque, porque hombre previsor sabía que la nafta de Luxemburgo era la más barata de la región.
Es un sábado de agosto, que además es fin de semana largo en Bélgica, por lo que está lleno de gente.
Además es día de feria, y muchísimas calles y plazas principales están llenas de puestos donde se vende de todo. Eso afea muchas fotos.
En Namur recorrimos a pie las calles, plazas y alguna iglesia del barrio Le Corbeille. Luego, en auto, fuimos a un punto alto donde se tiene una linda vista del mismo barrio.
En Maastricht también recorrimos las calles empedradas de la zona céntrica, las plazas y alguna iglesia. En una de ellas, la más grande, subí a la torre para tener una perspectiva de la zona antigua, mientras Cuca, que no sube tantos escalones, hizo lo que hacían los miles de personas que pululaban por todo Maastricht. Se sentó en un boliche a tomar algo. En todos los lugares que íbamos, había boliches con muchas mesas en la calle, todas llenas con gente que se sienta de espaldas a la pared, para mirar a otras gente pasar, y supongo que criticar un poco. Es una linda ciudad, y la conocimos en un ambiente muy festivo, y con un clima que ayudó.
Para sobrevivir, desayuno flojo en el hotel, a mediodía bananita y Mac Donald y de noche supermercado. Y yo, que me pasé todo el día mirando gente sentada en una mesita y tomando una cervecita, y que me aguantaba porque tenía que manejar, en el super me compré una lata bien fría de Amstel Bier. Qué decepción. Por no saber holandés, no sé ni lo que era. Era una limonada, o una mezcla de cerveza sin alcohol con limonada, o algo parecido, pero marca Amstel Bier. Otra vez será.
14 de agosto
Volvimos a Bélgica, con destino final Brujas. Pero en el camino pasamos por Bruselas. No me gustan las ciudades grandes, pero había estado en Bruselas y su Grand Place me pareció la más linda de Europa y pensé en volver. Y finalmente me decidí cuando averigüé que justo hoy era uno de los 4 días que cada 2 años, adornan la Plaza con flores, a razón de 300 flores por metro cuadrado.
La estrategia que diseñé para, teniendo auto, llegar al centro de Bruselas, funcionó bárbaro. Busqué la estación de Metro más lejos del centro, estacioné gratis el auto en la calle por ser domingo, y en 20' en Metro estaba en el centro.
Un espectáculo así necesitaba perspectiva para aprovecharlo mejor. Para entrar a una cierta altura de algún edificio alto de los que rodean la plaza, había que pagar al menos 5€. Yo que soy muy machete, ni lo dudé que había que pagarlo. Pero la macheta resultó Cuca, que es la que ayudó a forjar mi fama de machete. Ella no subió, y hasta me retó a mi por subir.
Pero debía ser por hambre, porque la llevé a almorzar a uno de esos restaurantes a media cuadra de la plaza, con todos los turistas con mesitas afuera, y se le pasó enseguida. Claro, el desayuno, que en el hotel valía 10€ y lo rechazamos, fue de un sobre de capucino disuelto en agua hervida con el SUN (los más jóvenes no deben saber que es un SUN), con unas magdalenas compradas hace días en el Supermercado.
Después recorrimos algunas otras plazas y calles de Bruselas, sin nada interesante y seguimos en auto a Brujas.
Sobrevivimos. Siempre le tuve un poco de miedo a Bruselas, porque es el principal centro organizador de ataques yihadistas de Europa.
Nos dio el tiempo para una vueltita por la plaza y uno de los canales. Espectacular. Mañana la disfrutaremos más a fondo.
Bélgica tiene 2 idiomas: el francés, y otro parecido al holandés. En Bruselas se usan los 2. Las calles tienen 2 nombres distintos, uno en cada idioma, lo que me complica para interpretar los mapas. En Brujas, el francés desapareció.
En toda esta zona, es muy común ver parejas de distinta raza. Está muy bien, pero los uruguayos no estamos acostumbrados.
15 de agosto
Día dedicado a Brujas. De entrada encontramos una procesión que sin duda conmemoraba una fecha religiosa. Era muy larga. Todas las personas iban en trajes típicos de otra época, muy coloridos. También iban las autoridades. Había varios caballos, y atrás del último iba un hombre con un carro de esa época y una pala. Cada vez que un caballo hacía sus necesidades, el hombre del carro paraba y juntaba la bosta adentro del carro. Los integrantes de la procesión eran casi todos viejos. Atrás del último, iba una ambulancia por las dudas. 
Nosotros hicimos la recorrida a pie, pero muchos turistas más finos, lo hacen en un carro tirado por un caballo. Los caballos tienen, abajo de la cola, un plano inclinado que termina en un recipiente hacia donde resbala la bosta sin caer a la calle. Las calles están totalmente limpias. Algún día, nuestros carritos recolectores tomarán esa idea.
Para empezar la recorrida, nada mejor que subir los 366 escalones que llevan al campanario que se encuentra en la plaza principal, a ver la ciudad de arriba. Muy linda. Había precio reducido a mayores de 65, pero yo no llevaba mi pasaporte para demostrarlo. Igual me creyeron. ¿Se me notará tanto la edad?
A la que no se le nota la edad es a Cuca. A pesar que no subió, no perdió el tiempo. Un Azerbaijano de 30 años le llevó la carga. Le dijo que no parecía ni de 60. El hombre le contó que había cometido algunos errores, y que por eso ahora estaba sin trabajo. Le hizo un regalo de un llavero con un papagayo. Cuca me contó que se asustó, que se alejó del hombre y que tiró el regalo a la basura. Esa es la versión de Cuca. Les doy una pista para que cada uno imagine una versión distinta. Cuando yo estaba arriba, Cuca me mando un SMS preguntándome si demoraba mucho en bajar. ¿Cuca necesitaba tiempo para algo?
Luego seguimos la recorrida, visitando otra plaza, la Basílica donde tienen una reliquia que (dicen que) contiene sangre de Cristo, unos molinos de viento, y caminamos en pila por calles y bordes de canales, que son muy lindos. Culminamos con un paseo en barco por los canales, que tiene la ventaja de que por fin nos sentamos para ver el paisaje, pero se disfruta mucho más caminando, que adentro de un barco lleno de gente, y que no para para ver las cosas más interesante. Prácticamente ya los habíamos caminado a todos los canales que recorrimos en barco.
Pensamos que la ciudad debía ser muy linda de noche, iluminada, y no nos equivocamos. Recorrimos después de la puesta de sol (21 h) plazas y canales iluminados. Pero además de la vista, recreamos los oídos, ya que el campanario de la plaza no hacía sonar las campanas, sino que daba un concierto de música. Y era música conocida, aunque no me pregunten los nombres de las melodías, porque mi incultura musical me impide contestarles. Y esa música llegaba a 5 cuadras de distancia.
Resulta que adentro del campanario hay unos enormes cilindros, que giran por un mecanismo de relojería. Esos cilindros tienen unas salientes, que empujan unas levas que hace sonar la campana de la nota correspondiente en el momento oportuno para obtener una música muy bien lograda.
16 de agosto
Volvimos a Holanda. Visitamos 2 pueblos (Delft y Haarlem) y seguimos a dormir a Amersfoort
En los 2 primeros recorrimos plazas, calles y canales.
Repasemos algunas cosas típicas de Holanda:
1. Canales. Muchas ciudades están llenas de canales, incluyendo las que vimos. La información previa recomendaba mucho los canales de Delft. Los paisajes de los canales eran lindos, pero la superficie del agua estaba cubierta de verde (serán las cianobacterias?). Las fotos quedan lindas con el canal verde, pero  es más agradable con el agua transparente. Igual el pueblo era encantador.
2. Las plazas de los pueblos, llamados Markt. En Haarlem estaba estropeada, porque la plaza estaba copada para un espectáculo de Jazz que estaban armando. En este pueblo los canales estaban limpios, pero no eran tan lindos.
3. Bicicletas. Siempre hay sendas para bicicletas con pavimento de color rojo. Los centros de las ciudades son peatonales. Para nosotros que no usamos las bicis, nos resultan un problema, porque no estamos acostumbrados, y al caminar invadimos las sendas de las bicis. A Cuca casi la atropellan más de una vez. Y a mi, para manejar, no me acuerdo que en cada maniobra debo mirar que no vengan autos por las otras calles y que no vengan bicis por sus sendas propias. Ya me ligué alguna puteada, pero no la entendí porque era en holandés.
4. Molinos. Todos sabemos lo típicos que son los molinos holandeses. Vimos algunos, pero lo que más vimos fueron molinos generadores de energía eólica iguales a los que tenemos en Uruguay.
En los últimos 60km del camino a Amersfoort, demoramos más de 1 hora en exceso de la hora prevista por el GPS, por trancazos en el tránsito. En general las autopistas europeas son espectaculares, con velocidades máximas de 120 o 130 km/hora según los países. Y en estos países que anduvimos hasta ahora son gratis.
Elegimos Amersdoorf en lugar de Amsterdam para quedarnos porque tenemos un amigo allí que nos invitó. Es Gonzalo, el hijo de la compañera de Cuca en Japón. Está a 36 minutos en tren de Amsterdam. Se nos complicó donde dejar el auto, durante varios días. Los parkímetros de la calle tienen un máximo de 4 horas. Los estacionamientos nos cobran 58€ por día. Después de mucho buscar, encontramos un estacionamiento a 14€/día a 20 minutos de la casa.
17 de agosto
1er día entero para Amsterdam. Van algunos comentarios:
Por muchos lados se siente olor a Marihuana (o Hashish, no se reconocerlo todavía)
Hay muchas casas con paredes no verticales. Algunas se recuestan sobre la casa de al lado, pero otras se las ve como inclinadas hacia adelante. Yo paso rápido frente a ellas, no sea cosa que se caigan arriba mío. Ninguna casa tiene persianas. Sólo cortinas, y muy pocas tienen postigones. Todas las casa, arriba de la última ventana, tienen un gancho. Se ve que lo usan para las mudanzas.porque las escaleras deben ser muy chicas
En los canales hay muchas viviendas flotantes. Se ve que no quedan terrenos en tierra firme.
En el centro, el parking en la calle cuesta 5€ la hora. Que no se entere Martínez, con lo que disfruta recaudando.
Visitamos el Barrio de las luces rojas. Como era de mañana, pensé que no había chicas con poca ropa en las vidrieras, pero se ve que hacen horario continuo. Claro, en Amsterdam hay gente para todo. En el barrio está lleno de sex shops, pero no me pregunten lo que vi, porque miro y no entiendo nada. ¡Qué viejo estoy! Y eso que fui a la India a tomar un curso del Kamasutra, pero aunque los indios estaban muy adelantados, era todo más natural, sin aparatitos. 
También visitamos el museo de la Marihuana, pero era todo muy teórico. No nos dieron una clase práctica.
Estuvimos por el Dam, que es la plaza principal. Había una multitud de gente y muchas caras raras.
Cuca fue el Rijkmuseum, y como a mi me embolan los museos de pintura, me fui al Vondelpark, y me senté en un banco, a ver si tenía la suerte que tuvo Cuca, y me cargaba alguna Azerbaijana de 30 años. Pero no. Pero igual era interesante ver pasar mucha gente en bicicleta y caminando. Vi varios que mientras manejaban la bici, iban mirando y tecleando la pantalla del smartphone. Vi uno que sacó de entre la ropa un tubo como si fuera una lapicera, se lo puso en la boca, inhaló y luego exhaló humo y se volvió a guardar el aparatito. 
Luego el típico paseo en barco de algo más de una hora por los canales, que vale la pena.
18 de agosto
2do día entero para Amsterdam. Fuimos a una especie de convento de religiosas que no eran monjas, llamado Beginjof, que era muy apacible en el medio del bullicio de Amsterdam, a un barrio llamado Jordaan, y recorrimos en tranvía varias zonas de Amsterdam, aprovechando que habíamos sacado boletos válidos por 48 horas.
La falta de espacio en las casas es una característica de Amsterdam. Como ejemplos vi una casa con 2m de ancho en toda la casa, y otra con 1m de frente, aunque hacia el fondo se ensancha algo.
Cosas raras: Los motociclistas no usan casco. Los apartamentos, incluidos los barrios modernos, no tienen garages.
En el parking del barrio no se paga de 22 a 9. El máximo es de 4 horas. Como mañana salgo temprano en auto, para no pagar un día más en el parking lejano que conseguí, a las 20 traje el auto al parking del barrio, lo estacioné y fui a la máquina a pagar, para poner el tiquet en el auto. La máquina estaba en holandés y tenía dibujitos para ayudar. No tenía donde poner monedas ni billetes. Sólo tarjetas. Y en la ranura para la tarjeta, había un dibujo de tarjeta con chip. Hice varias pruebas con mis tarjetas y lógicamente no funcionaban. Cuando vuelvo al auto, estaba el inspector pronto para ponerme la multa, pero me vio venir de la máquina tarjeta en mano y se aguantó. Le dije que la máquina marchaba mal. Me dijo que pruebe con Maestro. Le mostré mi Maestro y le dije que tampoco funcionaba. Entonces me dijo que si era culpa de la máquina, que no me preocupe, que deje el auto sin pagar, que no pasaba nada.
19 de agosto
En el norte de Holanda había una gran bahía del Mar del Norte, que con sus crecientes, dejaban parte del país bajo agua. Entre 1920 y 1932 construyeron un dique de 30 km de largo, y transformaron la bahía en lago de 1200 km2. Con eso controlaron las crecientes. El día de hoy lo dedicamos a dar una vuelta en auto de 350 km, visitando preciosos pueblitos en sus orillas: Volendam con su puertito y sus prolijas casitas en un barrio llamado El Laberinto, Hoorn con su plaza principal y su puerto de yates, Hindeloopen con sus callecitas, puentes y canales y Stavoren, con sus casitas alineadas frente al puerto. Recorrimos los 30 km del dique, con el agua del lago más baja que la del mar.
Después de cenar, fuimos a recorrer el centro de Amersfoort y a tomar algo con nuestro anfitrión. Hace 3 días que dormíamos ahí, y no lo conocíamos. Y también tiene su encanto con 2 plazas muy lindas.
Se ven muchas vacas en el campo. A veces vemos algún alambrado eléctrico, pero otras veces no vemos nada y no nos explicamos como no suben a los caminos. ¿Serán más inteligentes que las vacas uruguayas?
En uno de los pueblos tomamos un helado palito. Como personas civilizadas que somos, buscamos un basurero para tirar el palito. Cuando quisimos abrir el basurero, no pudimos. Entonces, viendo nuestra frustración, se nos acercó un holandés muy amable, y nos pidió los palitos, y nos explicó que el basurero tenía un código secreto, que él conocía el código, y que él tiraría los palitos adentro del basurero. Hola
En otro pueblo, al lado de algunas puertas de casas, se veían los típicos Zuecos holandeses. Se ve que los usan en la calle, pero a la casa entran descalzos.
Fe de erratas: En días anteriores hablé de casas inclinadas sobre la del costado, y casas inclinadas hacia el frente. Debo rectificarme. No hay casas inclinadas hacia el frente. Construyen a propósito la pared frontal inclinada hacia la calle, tal vez para ganar 30cm de espacio en las piezas superiores. Lo de las casas inclinadas hacia el costado, es por falla de las fundaciones. Los pisos, en ese caso, dejaron de ser horizontales.
20 de agosto
Día de muchos kilómetros, y una sola cosa interesante, pero muy interesante. Anduvimos más de 500km, completamos más de 2000 desde que levantamos el auto. Dejamos atrás Holanda y fuimos a Lübeck, en Alemania.
Acá hay pocos accidentes de tránsito, pero el tema lo manejan distinto que los rompebolas que opinan en Uruguay.
 Tolerancia 0 = Ja Ja. Todo el mundo chupa cerveza a toda hora. Inclusive vimos a los choferes de camiones en las paradas en la autopista.
Velocidad máxima 90 ó 100 = Ja Ja. Tengo entendido que es 130 km/h, pero yo ando a 130 km/h y me pasan volando. Deben andar cerca de 200 km/h.
La gran diferencia son buenas carreteras y buena señalización, y no echarle la culpa a los automovilistas. Primero se empieza por ahí.
Lo interesante que vimos es un pueblo adentro de una fortaleza  de 1580. Se llama Bourtange y está en Holanda. La fortaleza tiene forma de estrella, las murallas son de tierra, está rodeada por un foso con agua, tiene lindos puentes de madera sobre el foso, un molino y una linda plaza.
Me resultaron interesantes los baños. Son un par de casillas de madera que vuelan sobre el foso. En cada una hay un agujero de aprox 2m x 0,50m con descarga directa al foso. Sobre el lado de 2m hay un travesaño como para sentarse de manera que los culos queden sobre el agujero. Y cuando digo “los culos” me refiero a que en 2m caben como 4 culos sentados, con lo que la ceremonia de ir al baño dejó de ser un acto íntimo para ser un acto grupal.
Mejor que la descripción mía del pueblo, es la foto que pueden ver en http://images.google.de/imgres?imgurl=http%3A%2F%2Ftourism-spot.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2016%2F06%2Ffort-bourtange-728x485.jpg&imgrefurl=http%3A%2F%2Ftourism-spot.com%2Ffort-bourtange-star-shaped-fort-of-netherlands%2F&h=485&w=728&tbnid=bYeafuYFvnKujM%3A&docid=iQPsW1dPFpYlgM&ei=mra4V__DFMWVsgGh6qGIAw&tbm=isch&iact=rc&uact=3&dur=920&page=2&start=16&ndsp=20&ved=0ahUKEwj_-LGC5NDOAhXFiiwKHSF1CDEQMwhRKBcwFw&bih=643&biw=1366
21 de Agosto
Día en que me recibo de septuagenario. Dedicado a Lübeck y Travemunde.
Empezamos en Travemunde, que está a 20km de Lübeck y es como su balneario. Agradable calle costera, y una playa amplia, con poca gente (domingo de verano). Me mojé los pies, y el agua estaba menos fría que algunos eneros puntaesteños.
Lübeck es conocida como la reina de la Liga Hanseática, y aunque no está en el itinerario de la mayoría de los uruguayos, tiene bien justificadas sus 3 estrellas de la Guía Michelin. Es una ciudad tranquila, con mucho verde, con su centro histórico en una isla. Se destacan a lo lejos sus campanarios y torres, coronados por altos conos o pirámides  verdosos y oscuros.
Es lindo para caminarla por sus callejuelas y sus casas típicas. Visité algún “conventillo” similar a los uruguayos, con un corredor largo, con puertitas a los costados. Pero acá los corredores además eran anchos, las puertas correspondían a casas interiores muy bien mantenidas y adornadas con plantas. Una vista muy linda de la ciudad es desde lo alto de una torre que subí. Esta vez Cuca me acompañó. Pensarán que lo hizo para acompañarme en mi cumpleaños. Se equivocaron. Subió porque tenía ascensor.
Y para festejar mi cumple, nos fuimos a cenar a un restaurant caro, muy bien decorado, con velitas en las mesas. Pa los contras que aseguran que Cuca siempre termina comiendo porquerías.
22 de Agosto
Día largo y de muchos kilómetros.
A las 8 de la mañana estábamos desayunando en Lübeck, y 11 horas después llegamos a Dresden, a 600km de distancia, luego de visitar 2 pueblitos típicos alemanes, muy lindos, con las casitas con estructura de madera vista. Los pueblos se llaman Wolfenbuttel y Goslar. Los caminamos 1 hora y media cada uno.
En Goslar, un ciudad chiquita de Alemania, mientras caminábamos, nos topamos en una vereda con 2 estatuas de Botero, un gordo y una gorda.
En el hotel, en que vamos a estar 3 noches, tenemos cocina y heladera. Entonces fuimos al supermercado a hacer el surtido para 3 días. Por supuesto que compré 3 latas de cerveza alemana a 0,59€ cada una, y cené con una lata de guiso de lentejas, que estaba muy bueno, pero en vez de chorizos, tenía frankfurters.
23 de Agosto
Día dedicado a una zona llamada Suiza Sajona, cercana a Dresden. Su nombre se debe a lo lindo de sus paisajes.
Empezamos con los jardines del Palacio de Verano Pillnitz, con una linda caminata.
Seguimos con el plato fuerte de la zona, que se llama Bastión (Bastei). Es una zona muy alta, con el río Elba abajo, lleno como de unas torres de piedra muy altas, de parte superior redondeada. Se hacen caminatas por la zona, pasando de una torre a otra por puentes. Las caminatas, por supuesto, incluyen muchas subidas y bajadas. La zona es muy fotogénica, con el valle y los pueblos abajo, y como marco las torres.
Terminamos en un enorme Castillo, llamado Festung Königstein. Es altísimo, no sólo porque sus murallas son muy altas, sino que están apoyadas en rocas muy altas de paredes verticales. Se sube en ascensor, aunque tuvimos que bajar a pie, porque el ascensorista se iba 16.30. Recorrimos todo el perímetro superior, con excelentes vista hacia todos lados. La entrada incluía un recorrido interior, que no hicimos, porque en la única sala que entramos, sólo está explicada en alemán, y nos calentamos.
Es muy común en esta zona de Alemania, que perteneció a Alemania Oriental, que nadie hable inglés y que nada esté escrito en Inglés, lo que nos dificulta la comunicación con la gente.
Por donde anduvimos durante el día, lo único que encontramos para almorzar fue una salchicha, un helado palito y 2 bananas que llevábamos por las dudas. Cuca volvió muerta de hambre, y decidió comer en el Restaurante pegado al hotel. Nos trajeron la lista, y no entendimos lo que era ninguno de los platos. Entonces Cuca recordó que el día anterior había visto a un tipo comiendo una milanesa. Y como la única comida que sabemos decir en alemán es "schnitzel" (milanesa) pidió y le entendieron. Yo me sumé pa no pensar, y por suerte Coca y Bier entienden. Trajeron una enorme milanesa de pollo, con papas y ensalada que no pudimos terminar.
Acá en el norte de Alemania ya se empiezan a ver caer las hojas de los árboles. Y todavía falta un mes para que termine el verano. Pero por suerte nos están tocando días muy agradables, con máximas de 23 a 25º y mañanas frescas.
24 de Agosto
Día dedicado a Dresden. Estamos lejos del centro, porque hoteles con estacionamiento por el centro no hay (con precios razonables). Le dimos un descanso al auto, al que ya le hicimos 3000km. Fuimos y volvimos al centro en tranvía, que es más barato que pagar parking, es más cómodo, es más rápido y además puedo tomar cerveza en Dresden ya que no manejo. 
En el centro de Dresden se concentran muchas construcciones muy exageradamente barrocas. No es mi estilo preferido. Entre ellos visitamos el Zwinger (tiene 4 museos que no visitamos), La Catedral , la Semper Ópera que vimos de afuera, y el Castillo, que tiene 2 museos.
En cuanto a museos, hay que dosificar, porque si no uno termina el viaje podrido de ver tanto museo, y ya ni se acuerda de qué vio en cada uno. Nosotros elegimos uno, el Historisches Grünes Gewölbe, que está en el Castillo. Sacamos la entrada por internet el día anterior, Y creo que elegimos bien, porque es interesantísimo, con una enorme colección de obras de arte en ámbar, marfil, mármol, bronce, plata y oro, coleccionados por Augusto el Fuerte, que fue el mandamás por estos lados, a principios del siglo XVIII. Y no solo los objetos, sino que la presentación de los mismos está buena. No hay vidrios entre el espectador y el objeto (pero no te acerques mucho que suena la alarma). Está lleno de espejos, que dan una luminosidad especial, y permite ver la parte de atrás de los objetos expuestos. Yo quería sacar fotos. Leí carteles por todos lados, y en ninguno de los que entendí decía que estaba prohibido. A pesar de ello, yo sospechaba que lo estaba, porque ningún turista sacaba fotos. Entonces, tratando de esconderme de los guardias, comencé a sacar fotos. La quinta foto la saqué escondido de la guardia atrás de una columna. Pero la quedé. El salón estaba lleno de espejos y me descubrió, me retó, y no pasó más nada, porque la foto ya la había sacado. No me animé a seguir sacando fotos.
Después visitamos la Kreuzkirche (Iglesia de la Santa Cruz), que es redonda, y parece más un teatro que una iglesia. Desde arriba de la cúpula tiene una linda vista del centro histórico de Dresden y del río Elba. Mientras subí, Cuca quedó adentro de la iglesia redactando whatsapps.
Con los pocos alemanes que nos vemos obligados a tratar, los encontramos más prepotentes que en otras zonas. ¿Serán restos del comunismo? ¿Será que los que no hablamos alemán somos seres inferiores?
Con respecto a que todo está escrito el alemán, encontré una excepción: Cuando me trajeron la cuenta de una comida en un restaurante, por supuesto que el ticket estaba en alemán. La única excepción era que decía "tip is not included" Debe estar en inglés, pero como yo hablo español, no dejé propina.
Les deseo feliz Noche de la Nostalgia a los lectores del blog desde Uruguay. Nosotros la festejaremos comiendo en el hotel los requeches de la última compra en el Super, y acostándonos temprano que mañana toca un día largo.


KENIA Y TANZANIA

INTRODUCCIÓN
Durante 9 días, sin Cuca, acompañado por una pareja amiga y 3 amigas de la pareja, con un tour contratado en España, recorreremos Kenia y Tanzania. Será tipo safari, en camioneta 4x4 para 7 personas, con los vidrios altos y sin bajarse de la misma durante los safaris. Recorreremos Aberdare, Lago Nakuru y Masai Mara en Kenia, y Tarangire, Lago Manyara y Ngorongoro en Tanzania.
Luego, los 6 nos quedaremos por nuestra cuenta, con auto alquilado, en la isla de Zanzibar (pertenece a Tanzania). Un día iremos a la capital, que es Patrimonio de la Humanidad.

sábado, 13 de febrero de 2016

COLOMBIA

Es un viaje que hacemos aprovechando millas de LAN. A pesar que no me gusta viajar durante el verano uruguayo, lo hago para escapar de la temporada de lluvias de Colombia.
Vamos Cuca y Hugo acompañados de nuestros amigos Alicia y Juan.
Llevamos 2 repelentes en aerosol y uno en crema, un insecticida en aerosol, tabletas termoevaporables, termoevaporador apto para 110 volt y un tejido mosquitero para colgar sobre la cama. Con ese arsenal, esperamos ganarle la batalla a los mosquitos.
15 de febrero
Arrancamos de Punta a la hora 0 en un COPSA que paró en todos lados y demoré 2hs10min hasta el aeropuerto. Después 3 aviones con escalas en Lima y Bogotá, para llegar a Cartagena de Indias 18 horas después. Todo bien, excepto el cansancio de dormir muy poco en los aviones.
Respecto al aedes/zika/dengue, acá no hay ninguna sicosis como en Uruguay, no vi ningún mosquito, ni sentí su incómodo zumbido. Igual nos llenamos de repelentes y ponemos pastillas de noche. Evidentemente hay más riesgos en Pocitos que en Cartagena, donde hace 3 meses que no llueve y no hay charcos donde se puedan criar.
Ya no soy el de antes 1: pagamos taxi del aeropuerto al hotel. Se explica porque aseguré el precio antes de subir, y además 100 pesos entre 2 parejas es regalado.
Ya no soy el de antes 2: Cenamos en restaurantes elegidos por Cuca. Rondan los 20 dólares la pareja.
La ciudad vieja de Cartagena es muy linda, pero de noche iluminada es más linda aún.
16 de febrero
En la mañana hicimos un recorrido a pie por la ciudad vieja de Cartagena. Son muy lindas todas las fachadas de las casas, muy coloridas y con adornados balcones.
En muchos lugares te paran para ofrecerte algún servicio, una venta, o simplemente para manguearte. No son tan insistentes como en otros países. Me llamó la atención, en la entrada de una iglesia, uno que para manguaerme me dijo "one money pa comer"
Salimos temprano, y a mediodía cuando apreta el calor, comemos algo simple de supermercado y nos encerramos en el hotel a esperar que afloje el calor. Volvemos a recorrer a las 4 ó 5 de la tarde. El sol se pone a las 6, pero seguimos paseando con la ciudad iluminada. Hoy hicimos de tarde un recorrido por la muralla. En un fuerte de la muralla había un montón de gente mirando la puesta de sol. la mayoría chupando en un boliche. Pero las puestas de sol en Uruguay son más lindas. Hay como una bruma que el sol se dejó de ver antes de llegar al horizonte. Por suerte nadie aplaudió.
17 de febrero
De mañana fuimos al Mercado Bazurto. Tiene una parte de productos de mar y otra en que hay de todo. Funciona en gran parte al aire libre. Mucho movimiento y mucha mugre. Cuca había sugerido ir, pero al ver la mugre se quiso ir rápido.
Luego a La Popa, que es el punto más alto de Cartagena (150m) con linda vista. Visitamos el monasterio que está allí. Volvimos a la ciudad vieja para caminarla otro poco y cuando el calor apretó, piscina, comida en la habitación del hotel (de supermercado) y la siesta para esperar que baje el sol.
De tarde al barrio Bocagrande. Es una lengua de tierra llena de edificios de hasta 40 pisos, frente al mar. Es la zona residencial cara.Tiene playas feas, con arena sucia, con agua cuyo color no parece del Caribe. Como Cuca no quería ir, estaba de mal humor y me puso en penitencia. La penitencia fue entrar a un Shopping con Alicia y que Juan y yo esperemos. Y en esa espera, fuimos a caminar por la playa, vestidos. Se nos acercó una muchacha y me dijo:" Mi nombre es Flor, y me ofrezco para hacerle un buen pasar" Por supuesto no acepté, porque Cuca me había dado sólo 20 minutos de libertad, y porque si hubiera aceptado no lo escribiría aquí. Al rato apareció Laura y me ofreció masajes. Un rato después aparecieron Cuca y Alicia pero no me ofrecieron nada. Las uruguayas no son tan dadas como las colombianas.
Todos los trayectos del día fueron en taxi. En general no pasaban de 80 pesos uruguayos, que dividido 4 da menos que un boleto de Cutcsa. El único caro ($600) fue el que nos subió y bajó del cerro, ya que nos esperó durante la visita, porque tuvimos miedo de quedar en la punta del cerro, y que no apareciera por allí ningún taxi libre. Hicimos la opción recomendada por la guía.
18 de febrero
De mañana al muelle La Bodeguita de Cartagena para tomar una lancha rápida y en 1h10min llegar al Resort Cocoliso (Sí!!! Aunque Ud no lo crea, Hugo en un Resort en el Caribe!!!)
Pero no se hagan ilusiones. No es un "All Inclusive". No voy a volver con varios Kilos de más. Incluye alojamiento, desayuno, transporte, piscina, playa privada, etc por 109 U$ la noche la pareja. Está en la Isla Grande del Rosario. La playa no existe tal como la conocemos nosotros. Hay una explanada con sombrillas, sillas, etc, limitada por un muro, pero para entrar al agua hay que bajar ese muro por una escalerita. El agua es muy linda y de buena temperatura. También uno se puede bañar en una pequeña bahía rodeada de manglares, de agua muy transparente.
Inmediatamente que nos instalamos, un bañito en la playa, y luego 10 minutos más de lancha rápida para ir a un Oceaneario en otra isla. Tienen muchos peces y tortugas en el Caribe, en recintos limitados por tejido para que no se escapen. Ofrecen un show de delfines tradicional, y un show de tiburones y otros peces al momento de alimentarlos. Cuca al principio no quería ir, pero después reconoció que valió la pena. Luego un almuerzo frugal (salchipapas, o sandwich con papas fritas), una siesta, y baños en la bahía rodeada de manglares (solo yo, porque tenía 4m de profundidad).
Si será trucho el Resort que contrató Hugo, que no tiene ni canilla de agua caliente. Y luego del baño de agua fría, una milanesa de pollo con fritas, y a preparar el tejido mosquitero, que hasta ahora no habíamos usado, ya que Cuca dice que vio un mosquito en la isla.
19 de febrero
El tejido mosquitero fue un fracaso. Primero lo colgué de una lámpara que colgaba del techo a la altura de los pies. Pero al llegar cerca de nuestras cabezas, el mosquitero apoyaba sobre las mismas, que además de ser molesto, no impedía que nos piquen en la cabeza, ya que pueden picar a través del tejido. Luego probé a colgarlo de una piola que atravesaba toda la pieza atada al palo de un placard y a la bisagra de una puerta. Pero la altura de la cual colgaba el mosquitero era poca, y apoyaba sobre nuestras cabezas y nuestros pies. Lo dejé igual. Pero Cuca se tuvo que levantar para ir al baño, y me anunció que lo iba a hacer varias veces en la noche. Me di por vencido. me levanté, lo saqué y lo guardé para mejor oportunidad. Por suerte no había mosquitos.
Íbamos a estar en la isla hasta las 15, pero mientras desayunábamos, nos avisaron que el puerto de Cartagena estaba cerrado por viento, que cancelaron a todos los visitantes por el día, y que venía una lancha a buscarnos, y que debíamos estar listos 10.30. El viento aumenta mucho en la tarde.
Yo tenía programado hacer Snorkel en la mañana. Pensé que tenía que cancelarlo, pero logré hacer un recorrido más corto. No fue de los mejores que he hecho en mi vida, pero todos son lindos. Al principio se veían pocos peces de colores, pero después apareció un cardumen de cientos de peces azules llamados cirujanos, que valió la pena.
Debido al temporal de viento, la lancha tomó otro camino distinto al de la ida, mucho más cerca de la costa, y en parte adentro de un canal entre una isla y el continente. No fue tan movido como esperaba, ni terminamos muy mojados como suponíamos.
Llegamos a Cartagena, nos instalamos en otro hotel, esperamos que pase el calor, y salimos a patear por las murallas.
Este hotel tampoco tiene agua caliente. Booking.com no lo dice directamente, aunque algunos comentarios lo mencionan y no lo vimos.
20 de febrero
De mañana fuimos al Castillo San Felipe de Barajas del siglo 17. Es enorme. Tiene muy lindas vistas de la ciudad, y una importante red de túneles. Protegía a Cartagena de ataques por atrás. En un audiovisual que contaba la historia del castillo, resaltaban una importante victoria de los españoles contra los ingleses, gracias al estratégico castillo. Dijeron que debido a esa victoria, en América del Sur se habla español y no inglés.¡Qué lástima!
Después de la siesta obligada, recorrimos las murallas del lado de Getsemaní y luego fuimos a pasear por la ciudad vieja en nuestra última noche en Cartagena. Y nos encontramos con que habían cercado con una reja de metal que impedía el paso, una cuadra y media de importantes calles al frente y al costado de la iglesia principal. Adentro del cerco, en una cuadra de largo, estaba lleno de mesas adornadas para festejar un casamiento que se estaba realizando en la iglesia. La otra media cuadra la ocupaban servicios para la fiesta.
21 de febrero
5.15 de la mañana suena el despertador. Taxi al aeropuerto. Check-in. Control de seguridad donde le retiran a Alicia cuchillos y tenedores y los tiran en un buzón de plástico junto con todo lo que le retiran a la gente. Espera. Vuelo retrasado. Vuelo cancelado. Tremendo despelote porque nadie definía lo que había que hacer y todos los pasajeros se pusieron a gritar para exigir sus derechos. Informaban que había un vuelo el día siguiente, pero debía tener muy pocos lugares comparado con todos los que quedamos sin volar. ¿Como se elige a quienes vuelan mañana y a quienes no se sabe qué otra solución le ofrecen? Entonces Cuca adoptó la siguiente estrategia: A una empleada le mostró montones de remedios, le dijo que era muy enferma, que le estaba por subir la presión y reventar. Cero bola. Pero insistió con otra empleada, que era la correcta y en el momento correcto, e inmediatamente nos incluyó en la lista para mañana, que recién estaban comenzando a preparar. Con el resto no sé. El trámite para que les devuelvan la plata parece que demoraba varios días.
Entonces Alicia planteó que ya que no viajó en avión, era injusto que le hayan retirado cuchillos y tenedores. Después de mucho insistir, consiguió que alguien vacíe el buzón y escarbe entre un montón de cuchillos, tenedores, tijeritas, navajas, etc, hasta que al final los recuperó.
Con la netbook busqué nuestro 3er hotel en Cartagena, al cual llegamos a las 14.30. Tiene agua caliente. Almorzamos, siesta y a caminar por Cartagena, que es linda, pero chiquita, y por lo tanto repetimos lugares.
Espero que esta sí haya sido la última noche en Cartagena. No se pierda el próximo capítulo.
También usamos la tecnología (mails, whatsapp) para contactar a la gente de la hacienda cafetera para coordinar para mañana lo que teníamos coordinado para hoy (traslado, tour del café, alojamiento, etc)
22 de febrero
Se repite lo de ayer, comenzando a las 5.15 de la mañana, pero con mejor suerte, ya que el avión despegó en hora, porque el tiempo en Pereira era bueno.
Pero a mitad de camino, el comandante avisa que cerraron el aeropuerto de Pereira, que si lo abrían en los próximos minutos intentaba un aterrizaje, y en caso contrario, íbamos para Medellín. Entonces me asusté pensando que podía tener el mismo fin que mi ídolo El Mago, que murió en un accidente aéreo en Medellín.
Pasaba el tiempo y no había más información del comandante. Nosotros observábamos que el avión doblaba y doblaba. Dio varias vueltas (creo que al menos 5). Había paisajes y nubes que los vimos varias veces. A veces el avión descendía y a veces volvía a subir. Yo pensaba hasta cuando le alcanzará el combustible. O si habría cerrado también Medellín. Hasta que el comandante avisó que había abierto el aeropuerto de Pereira, pero nuestro avión estaba en lista de espera para aterrizar con el número 3. Seguimos dando vueltas redondas en unos minutos interminables, hasta que aterrizamos sin problemas. Nos enteramos que un vuelo de Avianca que debía aterrizar en Pereira había sido cancelado. Tuvimos suerte.
Nos estaba esperando un taxi con un cartel "HUGO RODA" para llevarnos a una hacienda cafetera a 45km. Los paisajes, tanto en la ruta como en la hacienda y a pesar de la falta de sol, son muy lindos, con todas las laderas de las montañas plantadas con café.
Cerca de la casa donde nos alojamos, hay una vegetación muy linda de plantas tropicales de clima húmedo.
Hicimos el "tour del café" donde nos mostraron todo el proceso desde la plantación a la industrialización, pasando por la recolección. Nos insistieron que el colombiano es el mejor café del mundo, porque todo el proceso se realiza mejor. Habría que visitar una hacienda en Bresil a ver si opinan lo mismo.
Tienen viveros para reponer las plantas que cumplen 21 años y les baja la producción.
La recolección se hace a mano, seleccionando cada recolector los granos Frutos) rojos y amarillos, y dejando en la planta los verdes. La competencia de otros países usa recolección mecanizada, y recoge también los granos verdes, lo cual baja la calidad. Al fin de la jornada, cada recolector lleva lo que recolectó al pesaje y cobra casi 5 $ uruguayos por quilo. Según nos dijo el guía, los buenos recolectores no llegan a $ u 1000/día. Comen y duermen en la hacienda, y les cobran por comida y alojamiento. Pero según lo que habló Cuca con los recolectores, andan por $U 200/día.
Luego el grano se pela mecánicamente. La cáscara va para producir compost (abono) y las 2 semillas de cada grano siguen su proceso con un lavado, para sacarle una especie de azúcar, que también va al compost. En su proceso se deja en agua. Las semillas que flotan (porque fueron atacadas por un insecto) se separan y se venden como de baja calidad, por ejemplo para los cafés instantáneos. Las semillas buenas van a un horno, y luego se las raspa para sacarle una cascarita. El proceso continúa con una clasificación por colores de cada semilla, que antes se hacía manualmente, con las semillas corriendo por una cinta transportadora, y un ejército de mujeres, cada una pescando de a una las semillas de determinado color. Cada color representa un grado de humedad. Luego hay una clasificación por tamaños mediante zarandeos. Las semillas que no cumplen ciertos estándares de calidad respecto a tamaño y humedad, se venden en Colombia, y las buenas se exportan. Actualmente, desde el raspado de la cascarita en adelante, se hace fuera de la hacienda, en forma centralizada por una federación de los hacendados, con maquinaria sofisticada y cara.
Nos explicaron que el café de Colombia es más suave que los otros, porque se usa una variedad que tiene menos cafeína, y porque en el proceso de sumergirla en agua, se diluye más la cafeína. Dicen que con eso queda más sabroso. Luego hubo una cata de café, variando la temperatura del agua y la presión a la que se prepara el café. Yo no participé porque no me gusta el café. En el recorrido pasamos por un mirador con una linda vista de la zona, con protestas de alguna de las señoras del grupo por los 150m que tuvieron que subir para llegar al mirador.
Luego del almuerzo, paseamos por la hacienda, admirando flores y aves. Cuca terminó discutiendo con uno de los recolectores si Gardel era Uruguayo o Francés.
A pesar de que vamos a estar un solo día en la hacienda en lugar de los 2 previstos, ya vimos todo lo que se puede ver. Y nos quedamos muy contentos de haber venido, a pesar de los inconvenientes.
23 de febrero
Taxi de la hacienda a Pereira, subimos al avión en hora, pero el avión no se mueve.
Como a la media hora, nos informan que un motor estaba roto, pero que ya lo arreglaron, y que como en Bogotá (nuestro destino) hay mucho movimiento, están esperando que en Bogotá les aseguren unos minutos de pista para aterrizar. Luego fue todo normal. Se ve que andamos complicados para los vuelos internos dentro de Colombia, no solo en Viva que es una compañía de bajo costo, sino hoy también con LAN. Por suerte fue el último. Ahora alquilamos un auto y nos movemos por tierra.
En un viaje de 4,5 horas (170 km) llegamos a Villa de Leyva, con una salida de Bogotá muy lenta.
Es un pueblo chico y lo vimos de noche, pero es precioso. Parece que estuviéramos 200 años atrás, con calles empedradas, una plaza enorme rodeada de casas bajas.
24 de febrero
Dedicamos la mañana a los alrededores de Villa de Leyva. Comenzamos viendo un fósil de un Kronosaurio, un reptil marino que vivió aquí cuando no existían Los Andes, hace 110 millones de años, y esta zona estaba debajo del mar. Mide como 10 mts de largo, y está tal como lo encontraron el siglo pasado, sin sacar ningún hueso para armarlo después en un museo.
También vimos un observatorio astronómico de los Muiscas, que habitaron esta zona desde hace 4000 años. El observatorio es de 900 años antes de Cristo, y consta de muchas piezas de piedra tipo columnas, algunas con formas fálicas. Estudiando las sombras, predecían estaciones, fechas de cosechas, etc. Había que pagar entrada, pero como se veía desde el camino.....
Luego seguimos a un pueblo muy pintoresco, llamado Ráquira, donde caminamos su zona central y su adornada plaza con iglesia, como toda plaza que se precie.
La tarde la dedicamos a recorrer a pie Villa de Leyva, con una de las plazas más grandes de América y sus casas de colores, sus ventanas y balcones de madera, todo muy florido. No sé si este pueblo no es más lindo que Cartagena, pero se disfruta más, ya que hay mucho menos turistas, y no hay vendedores que te persigan para venderte cosas.
Hace 8 meses que no tenían una lluvia importante. Vinimos nosotros y llovió, pero por suerte fue cuando habíamos terminado el recorrido.
Desde ayer estamos a más de 2000 mts sobre el nivel del mar, y no notamos nada raro. Mañana llegaremos a Bogotá con 2600. Veremos.
25 de febrero
Viajamos en auto de Villa de Leyva a Bogotá. En el camino vimos 2 atracciones de Colombia:
Mina de sal de Nemocón. Se recorren 2,5 km de galerías subterráneas. Se ven estalagtitas y estalagmitas de sal, unas lagunas artificiales en las que el agua está tan quieta que funciona como un espejo perfecto, tan perfecto que nos paramos al borde de la laguna, la miramos hacia abajo, no nos dimos cuenta que era una laguna y veíamos reflejado el techo, pero creíamos que era el piso que estaba mucho más abajo que nosotros y nos daba vértigo. También vimos como cascadas de sal.
Las galerías al principio se abrían a pico y pala, luego se introdujo la pólvora y la dinamita. El material extraído (de color gris, porque no es sal pura) se cargaba sobre el lomo hasta la salida de la mina. El progreso trajo las vagonetas. Hoy la mina sigue en explotación, pero por un procedimiento totalmente distinto que no se ve. Inundan unos huecos con agua, Esperan algunos días que el agua disuelva la sal. Cuando la concentración de sal en el agua es suficiente, la bombean al exterior, y le quitan el agua por evaporación. Aquí se filmó la película de los mineros chilenos.
Catedral de sal de Zipaquirá. Está catalogada como la maravilla Nº1 de Colombia. Es una catedral de 3 naves de grandes dimensiones, con 4 columnas de piso a techo, excavada dentro de la sal, a más de 200m de profundidad. Está dentro de una mina de sal que aún funciona. Por 1932 los mineros hicieron un pequeño santuario dentro de la mina para orar para que no le pase como a los mineros chilenos. Por el 1950 la transformaron en una catedral, que la clausuraron en 1990 por peligro de derrumbe. En 1995 construyeron la actual, abajo de la anterior. Se accede a través de las galerías de la mina. En galerías transversales a las de acceso, se representan las estaciones del Vía Crucis
En realidad es una mina disfrazada de templo religioso, que debemos recorrer con una guía que explica cosas religiosas que no me interesan, y que se cree graciosa, y es parte de un show montado para turistas. Sin dejar de reconocer la obra de ingeniería que es la catedral, resultó más interesante la recorrida por la mina.
En la carretera hay cruces peatonales indicados (tipo nuestras cebras) donde hay que disminuir la velocidad. Así lo hice, y como una mujer estaba por cruzar, me detuve. La mujer me miraba con cara de no entender nada, y no se animaba a cruzar. Se ve que los colombianos les pasan por arriba a los peatones.
Algunas frases que me extrañaron: 1. Un mozo en lugar de decir "no le gustaría comer tal cosa?" dice "no le provoca tal cosa?" 2. Pagué con tarjeta de débito y para pedirme el pin me dice "No me regala su pin?"
La altura la sentimos un poco al subir escaleras dentro de la mina de sal, a 2.700 metros de altura sobre el mar. Pero si vamos despacio no hay problema.
El tránsito en Bogotá es complicado. Son muy agresivos. Viven zigzagueando. Está lleno de autos. Y eso que en horas pico circulan sólo las matrículas pares unos días y las impares los otros. Yo alquilé auto martes miércoles y jueves. Martes y jueves circulan los pares. Pedí un auto par para salir de Bogotá un martes y volver un jueves. El miércoles estuvimos lejos de Bogotá.
26 de febrero
Dedicamos el día a caminar el Barrio La Candelaria, la zona histórica de Bogotá. Vimos muchas iglesias, algunos museos, la plaza de Bolívar, edificios coloniales, y subimos en aerocarril al Cerro Monserrate.
El punto más alto de la visita fue el Cerro, que está a 3170 mts, pero la vista no valió mucho, porque hay mucha neblina o smog. El punto más alto en cuanto al interés de la visita fue el museo del Oro, con un montón de piezas en exposición, y muy bien presentadas.
La Plaza de Bolivar está rodeada de edificios coloniales e iglesias, y está llena de palomas alimentadas por los locales. ¿Se sintió desde Uruguay el grito de Cuca cuando una paloma se le posó arriba de la cabeza?
Anduvimos de suerte. Al museo del oro entramos gratis por ser viejos. En el aerocarril pagamos poco por la misma razón. Al museo de trajes regionales entramos gratis de casualidad, porque el último viernes del mes es gratis, cosa que nosotros desconocíamos. Lo único que tuvimos que hacer fue registrarnos. Entonces descubrí que Colombia está más adelantado que Uruguay. Para registrar el sexo, había 3 opciones: M F y O
En más de un lugar vimos hombres viejos solos, que ponen música con un parlante en la vereda y bailan solos por unas monedas.
En Bogotá nos tomamos un descanso de todos los insecticidas y repelentes que veníamos usando. Por lo que investigué, el aedes no va más arriba de 2200m de altitud (1700 según otras versiones) Las pocas centenas de casos de enfermedades transmitidas por el aedes que se registraron en Bogotá, fueron por gente que fue picada en otros lugares. Pero al regresar a Uruguay nos seguiremos llenando de repelente.
27 de febrero
De mañana un muy agradable paseo por el jardín botánico de Bogotá. A mediodía un paseo por una de las zonas pitucas de Bogotá que es la zona T, dentro de la zona Rosa. Es una zona moderna, llena de shoppings y restaurantes. El color de la piel de la piel de la gente de esta zona es distinto al promedio de Bogotá. Almorzamos en un lugar caro para que Cuca no me critique. Luego fuimos a la zona llamada Centro Internacional, y subimos a la Torre Colpatria, que es la más alta de Bogotá con 48 pisos, pero muy finita, para ver a Bogotá desde arriba, pero no tan arriba como ayer.
Ya no soy el de antes. Volveré a Montevideo con algún kilo de más, y no más flaco como en otros viajes. En realidad, la que no es la de antes es Cuca, que antes aceptaba comer cosas de supermercado, y ahora se confabula con los socios del viaje para entrar siempre a restaurantes. Y le dispara a los muy baratos.
28 de febrero
A la 1 de la mañana dejamos el hotel de Bogotá, y llegamos a Punta del Este a las 19, luego de 16 horas casi sin dormir y comiendo solo snacks en los aviones.

domingo, 18 de mayo de 2014

EUROPA 2014

Generalidades
Salida 27 de Mayo. Retorno 8 de julio. Son 40 noches en Europa.
Etda y Anonio reinciden. No les alcanzó con acompañarnos por Kyrgysztan, Uzbequistán, India y Turquía.
Visitamos Suiza, Francia, Italia, Liechtenstein, Austria, Alemania y España. Alquilamos por Leasing una Renault Duster por 37 días, con la que recorrimos 8.000km. Básicamente recorrimos pueblos chicos, excepto Viena, ya que Cuca me obligó a ir.
Las fotos ya están en www.picasaweb.google.com/cucayhugo

DÍA A DÍA
27 y 28 de mayo
Junto los 2 días, porque como no dormimos y adelantamos el reloj 5 horas, no sé dónde termina un día y empieza el otro.
Ahorramos el viaje en DM1 al aeropuerto, porque un vecino al que le prestamos el garage, amablemente se ofreció a llevarnos. El viaje en Air Europa a Madrid bien. Un poco apretados, pero salió barato. Nos dieron a elegir entre pasta o pollo, pero debió haber sido entre pasta o papa, ya que eran unos diminutos trozos de pollo con abundantes trozos de papa. Pero no me quejo. En Malasian Airlines los alimentan mejor, pero para que disfruten los tiburones del Sur del Océano Índico. Cobraban 3€ los auriculares si alguien quería ver la película, aunque admiten que uno los lleve desde la casa. Nunca lo había visto en un vuelo intercontinental.
El vuelo de Easy Jet bien, de acuerdo a su costo.
Ya en Ginebra nos costó contactarnos por teléfono con los del leasing del Dacia Duster, pero al final los encontramos y todo bien. Es un 0km a mi nombre.
Fuimos al hotel, que por supuesto está del lado francés que es más barato, y de vuelta al centro a encontrarnos con Paola (sobrina de Cuca) para cenar en la orilla del lago. Y que conste que cenamos del lado suizo, que es el caro.
Son casi las 24hs y me muero de sueño.
29 de mayo
Día dedicada a dar una vuelta alrededor del Lago Leman. Fueron algo más de 200km. Es un lago compartido por Suiza y Francia. En todo el recorrido disfrutamos de excelentes paisajes del lago rodeado de montañas. Empezamos por Suiza, en un pueblo llamado Coppet, con todas sus casa sobre la calle principal con arcadas. Luego recorrimos el camino de cornisa de Lavaux, entre viñedos plantados en terrazas. Luego pasamos por Vevey y Montreux, 2 lindas ciudades sobre el lago, para terminar la parte suiza con el Castillo Chillon, que es casi una isla sobre el lago, muy fotogénico.
En la parte francesa vimos las Gargantas del Puente del Diablo. Un río pasa por una garganta muy estrecha, tan estrecha que en parte pasa dentro de un túnel natural (lo de Puente es porque un túnel de un río lo interpretan como puente sobre el río). Muy lindo e interesante, aunque con quejas de Cuca, porque para acceder, había que recorrer un camino largo, y con mucho desnivel. Seguimos en Thonon des Bains, con linda vista sobre el lago, para terminar en Yvoire, que ha sido elegido por los franceses como el pueblo más florido de toda Francia. Es un pueblo medieval, amurallado, chiquito y totalmente peatonal.
Yo ya tenía todo organizado para cenar barato de retorno al hotel en un Mac Donalds, que busqué con el "Detector de Mac Donalds" del GPS. Pero.... Maldita Democracia... Cuca se confabuló con los compañeros de viaje y una mayoría de 3 a 1 avasalló a los derechos de las minorías, y me llevaron a cenar a un restaurante caro, con mantel y mozo, en Yvoire. Fueron 50€, que superaron mi previsión de 30€ por cena para 2.
30 de mayo
De mañana Cuca fue a un Shopping a intentar comprar una camiseta abrigada para el frío que vamos a pasar arriba de las montañas, pero no consiguió, así que tendrá que aguantarlo.
Después viajamos a Grenoble con una escala en Annecy.
Annecy es un pueblo precioso, con canales y construcciones antiguas, muy bien conservadas. También tiene un lago rodeado de montañas, muy lindo, pero a Cuca se le ocurrió que era más lindo desde el medio del lago que desde la orilla. Averiguó los horarios de las lanchas que paseaban por el lago, pero no nos servían. Resultado: Alquiló una lancha por media hora sin nadie que la maneje. Y me agarró a mi para que la maneje, supongo que por mi experiencia de cuando andaba en un bote inflable con remos de plástico. ¡Qué dificil es manejar una lancha a motor en un lago lleno de otras lanchas y muchos pedalines que se te vienen encima! Pero sobrevivimos sin accidentes.
Llegados a Grenoble, Etda y Antonio se quedaron en un hotel, y Cuca y yo fuimos a la casa de nuestro amigo José y Sra, hablando de cosas viejas, y de cosas nuevas, que a nuestra edad son fundamentalmente las enfermedades.
31 de mayo
Desayunamos con José e Isabelle y salimos hacia las Gorges de la Bourne (Gargantas). Es un tramo de la ruta de Villard de Lans a Pont en Royans que va bordeando un río muy encajonado, con paredes verticales muy altas, y carretera en ladera muy angosta. Espectacular. En el camino entramos en la Gruta de Choranche. A lo largo de la gruta corre un río subterráneo bastante caudaloso, que con su sonido nos acompaña todo el recorrido de 1 hora. He recorrido muchas grutas, pero ninguna con estalagtitas (las de arriba para los que aún las confunden con las estalagmitas) tan finitas. Parecen agujas. Hay unos bichos sin ojos (porque no hay luz), de unos 15 cm de largo, que viven como 90 años, que se habituaron a vivir ahí adentro. Además disfrutamos de un lindo espectáculo de luz y sonido dentro de la gruta. Estuvo bueno, porque incluía solo luz y música, pero no un charlatán en un parlante, en algún idioma difícil para mi. Subimos y bajamos 100 escalones, pero nadie protestó.
A continuación, en Pont en Royans, vimos las "casas suspendidas". Son edificios al borde del precipicio sobre rocas que bordean un arroyo. Todas con balcón, para que aumente la sensación de vacío. Las observamos desde la orilla de enfrente.
Luego recorrimos el "Combe Laval". Es un gran cañón, con paredes de 600m de altura, bien verticales, separadas. El recorrido se hace por un camino que va casi en la parte alta de los 600m, excavado (y tuneleado en tramos) en la roca. Además la organización del tour calculó para hacer el recorrido de manera que la pared que nos enfrentaba, estuviera iluminada por el sol.
Terminamos con un viaje de más de 3 horas a Les Houches, pegado a Chamonix y nos alojamos en un precioso hotel, en un lugar alto, en una ladera de una colina, con vista al Monte Blanco. Desde el balcón lo fotografié con los últimos rayos del sol, y con un brillo especial que adquiere la nieve cuando se hace de noche.
1 de junio
De mañana fuimos a Les Aiguilles Du Midi, que pertenecen al macizo del Monte Blanco, cerca de la cumbre del Monte Blanco. En 2 tramos de cajas colgando de cables, más un ascensor perforado en el hueco de la montaña, llegamos a 3842 m de altura. Había -4º, pero sin viento y con sol se soportaban bien con los abrigos que llevamos. Subir cualquier montaña sale carísimo, pero lo pago con gusto. Plata gastada en conocer es plata bien gastada. Plata gastada en comer sentado, con mantel y con mozo, o plata gastada en hoteles que me ofrecen muchos servicios que no uso, es plata mal gastada. En este caso salía 56€ c.u. Gracias a que somos todos viejos, conseguimos pagar 48€. El tiempo resultó excepcional, sin nubes, y viendo con nitidez hasta las últimas montañas del horizonte. Estando en Francia, vimos perfecto el Monte Cervin y el Monte Rosa, que están en la frontera de Suiza e Italia a 70 km de distancia. Al subir escaleras, se notaba la altura.
Se llaman Agujas porque tienen paredes muy verticales. En una de ella le adosaron una jaula de vidrio, a la cual se accede desde una perforación en túnel desde adentro de la roca. Adentro de esa jaula uno está rodeado por el vacío. En la cola para entrar a la jaula, una pareja de brasileños cincuentones nos contaron que venían de recorrer a pie un circuito alrededor del Monte Blanco por 3 países, de 110km de largo, con 7 días caminando.
Almorzamos sandwiches en unos bancos en Chamonix y arrancamos para Zermatt, que es un precioso pueblo de montaña a 1600m, sin autos. Debimos dejar el auto en Tasch y tomar un tren por 12 minutos.
Etda Campeona: Estábamos jugando un campeonato que lo ganaba el 1ero que encuentre un conocido. En el tren había un grupo como de 15 personas que hablaban igual que nosotros, pero haciendo mucho ruido. Pensamos que eran porteños y les preguntamos y resultaron uruguayos. Y una del grupo le dijo a Etda que había sido alumna de ella. Eran representantes de casi todas las bodegas uruguayas que estaban paseando, aprendiendo de vinos y tomando vino por Europa.
Pa los contras: Suiza es carísima. Conociéndome, todos esperarían un hotel muy modesto. Pero por una razón que desconocemos, nos dieron un upgrade a otro hotel, pero de 4 estrellas al mismo precio. Pa que los contras de siempre no digan que llevo a la gente a hoteles pichis.
De tardecita salimos a recorrer Zermatt y a cenar relativamente barato en Mac Donalds.
2 de junio
Subimos a la montaña Klein Matterhorn, de 3883m. Son 3 tramos de aerocarril, más un ascensor, que cuestan 99CHF por persona (81€). La vista de allá arriba es muy linda. El tiempo aceptable, pero peor que ayer: -7º y con algo de viento. BRRRRR. De los 360º, 270º estaban despejados. Había sol, pero en 90º habían nubes que molestaban la visibilidad. Y justo en esos 90º está la montaña más famosa de la zona, el Matterhorn, la montaña que se ve en los chocolates Toblerone, que en italiano se llama Cervino. Pero no importa. Igual la vimos bien durante el descenso, desde Zermatt, y desde la ventana del Hotel.
En túneles excavados en las nieves eternas, modelaron en hielo muchas esculturas, muy bien iluminadas. Se ven animales varios, casas, un auto, etc. Existe un túnel en el hielo, de poca altura, con el piso inclinado que funciona como tobogán. Pero sólo uno de nosotros cuatro se animó a tirarse. ¡Y qué frío sentí en . . . . . . . . las manos!. No sean mal pensados. Me tiré sentado en una alfombrita, pero como la alfombrita se pegaba al hielo del piso, tuve que empujarme con las manos.
En Suiza todo es caro, pero hay cosas que se explica que sean caras. Estaban construyendo una edificación con troncos. Y los troncos los traían en helicóptero, de a un solo tronco por viaje.
Luego descenso, supermercado, almuerzo en bancos de la plaza, tren y auto, a través del Simplón (no del túnel, sino del paso a 2005 m de altura, y con muy lindas vistas) a Italia. Nos quedamos a orillas del Lago Maggiore, cerca de Stresa.
3 de junio
2 lagos, 4 islas. Comenzamos con una visita a las 3 islas Borromeo, que están en el Lago Maggiore. Se llaman Madre, dei Pescatori y Bella. La 1era y 3era tienen un palacio y lindos jardines. La segunda tiene encantadoras callejuelas. Estuvimos 1 hora en cada una, con traslados en lancha entre ellas.
Luego nos dirigimos hacia el mirador Mottarone, con linda vista sobre el Lago Maggiore. En el camino, en el medio de un bosque en la ladera de la colina que bordea al Lago, encontramos unos banquitos especiales para el almuerzo.
Seguimos viaje hacia el Lago d'Orta. Estuvimos en el pueblito Orta San Giulio y cruzamos a la Isla San Giulio. Muy lindas.
En los caminos entre los 2 lagos, atravesamos muchos pueblitos muy lindos, con callejuelas muy angostas. Los que no creían en el GPS, pensaban que estábamos perdidos.
En la isla, tomé un helado de fondente mejor que el de Arlecchino.
4 de junio
Empezamos por el jardín de Villa Taranto, en Pallanza, sobre el Lago Maggiore, al norte de Stresa. Es un enorme jardín, muy bien planificado y cuidado. Etda, que sabe mucho de plantas y flores nos explicaba todo.
Seguimos bordeando el Lago Maggiore, pasamos por Cannero Riviera, y dejamos Italia para entrar en Suiza, siempre sobre el Lago Maggiore. En Locarno almorzamos en un Mac Donalds y dejamos el Lago para ir a Bellinzona. Tiene 3 lindos castillos y visitamos 2 de ellos, paseando por sus murallas.
Luego pusimos el hotel de Interlaken en el GPS, y nos llevó primero a recorrer los 17km del tunel San Gotardo, y luego al Susten Pass, que es un paso de montaña de 2224m con muy lindos paisajes, ya que arriba de los 1500m ya hay nieve.  En la subida llovía, con una visibilidad aceptable. En la bajada había una niebla cerrada, por lo que la hicimos muy lento. El nombre de Susten viene por el Susto que tenía Cuca en los primeros kilómetros cuando no veíamos ningún auto en ninguno de los 2 sentidos, y después por el segundo susto cuando le dije que en la subida el auto había gastado todo el gasoil. Pero era mentira.
A partir de ahora, ya no nos luciremos más con nuestros conocimientos de Italiano. Nos esperan varios días para que nos hablen en Alemán, y nos quedemos mirándonos entre nosotros con signos de interrogación en nuestras caras.
5 de junio
Empezamos el día recorriendo el Valle de Lautebrunnen, situado entre 2 paredes muy altas, y limitado al Sur por la montaña Jungfrau. Día muy lindo, por lo que lucen los distintos tonos de verde de los árboles y montañas que parecen que tuvieran el césped recién cortado. Completan el paisaje las casas de madera con techos a 2 aguas, las largas cascadas, las paredes verticales de roca, el brillo de la nieve de las altas montañas y algunas vacas haciendo sonar sus cencerros. Por suerte las vacas no entran a las ciudades ensuciando todo como en la India.
Lo más interesante del día fueron las Cascadas Trummelbach. Son 10 sucesivos saltos de agua, con muy importante volumen de agua, pero todos adentro de una montaña. Excavaron un túnel para un ascensor inclinado por donde accedemos adentro de la montaña. Luego por otros túneles más chicos también adentro de la montaña, nos movemos de una a otra de las cascadas hasta verlas todas. ¡Qué fuerte retumba el ruido de cada cascada cuando estamos encerrados adentro de la montaña!
Después fuimos a un pueblo de montaña llamado Grindelwald, donde se pueden sacar fotos que parecen postales en los 360º alrededor del mismo. Con ese paisaje almorzamos en los bancos de un Parking.
Interlaken significa Entrelagos. Está entre los lagos Brienz y Thun. El agua parece verdosa. Tal vez sea por la vegetación que los rodea. Ayer cuando llegamos vimos el 1ero, y hoy dimos una vuelta por el 2do.
Terminamos paseando por la calle comercial de Interlaken, pero no nos agregó mucho.
6 de junio
Día dedicado a visitar Berna y Lucerna y volver a dormir a Interlaken. Fueron 11 horas intensas. 3 de ellas arriba del auto, 5 en Berna incluyendo almuerzo en Mac Donalds, y 3 en Lucerna incluyendo cena en Migros (cadena de supermercados con comida rápida y barata). Las 2 ciudades son muy lindas y merecerían un día cada una, pero los viajes a lo Hugo son así de intensos. En ambas hicimos el recorrido a pie sugeridos por la guía Michelin, que están muy bien pensados para gente que anda con poco tiempo.
En Berna nos gustó mucho el recorrido por su calle principal embanderada y llena de fuentes con estatuas que representan tradiciones locales. También tiene lindas vistas hacia el río con las montañas al fondo (incluyendo el Matterhorn), así como desde lo alto del Jardín de las Rosas hacia el centro de la ciudad.
Lucerna se destaca por sus puentes techados de madera, sus plazas con una edificación muy armónica y decorada, sus edificios sobre el río y su vista al lago.
7 de junio
Hoy fue la 3er subida a una montaña alta. La montaña se llama Jungfrau (creo que es mujer joven), y el lugar al que se llega se llama Jungfraujoch, a 3571m. Fue la más linda y también la más cara de todas: Más de U$S 200 por persona. Pero valió la pena. Todos los días que estuvimos en Interlaken estudiamos los pronósticos del tiempo allá arriba y vimos que el mejor día en cuanto a visibilidad y temperatura era hoy. En la montaña anterior tuvimos -7º y hoy tuvimos +5º. Al sol, sin viento, y con el reflejo de la nieve, me saqué pullover, camisa y camiseta para la foto, y de verdad, no tuve nada de frío.
Muy lindas las montañas nevadas y, los valles. Al igual que el anterior, también tiene un Palacio de Hielo, con esculturas en hielo. Lo que más lo diferenció del los anteriores, es un enorme glaciar, que es impresionante de ver, paro que también pudimos caminar sobre él. Además alquilaban unos trineos para deslizarnos sobre el glaciar, pero nadie de nosotros fue. Varios no fueron por miedo. Yo no fui porque opté por tirarme en una tirolina, colgando de un cable sobre el glaciar, y aterrizando de culo contra la nieve. Una experiencia muy linda, sobre todo teniendo en cuenta que el aterrizaje (o anevizaje) no duele y apenas me mojé.
A diferencia de nuestras experiencias anteriores, en éste se sube en tren con cremallera (dicen que es el que llega más alto de Europa). Demora casi 2 horas de ida. La primera parte con muy lindas vistas del valle de Lauterbrunnen y las montañas que lo rodean. La segunda parte es en túnel terminado hace más de 100 años, siendo italianos casi todos los obreros.
8 de junio
Día de muchos km, ya que empezamos en Interlaken (Suiza) y terminamos en Innsbruck (Austria)
En el medio, pasamos por Liechtenstein y su capital (Vaduz, para los que no estudiaron geografía). Es una ciudad moderna con un castillo en lo alto de la misma.
También nos desviamos para conocer el valle de Kaunertal en Austria. Tiene muy lindas vistas, un lago artificial, algunas cascadas, y termina en un glacial a 2750m. Sobre el final, la única superficie no cubierta de nieve era la carretera, ya que una máquina la mantiene sin nieve.
Estamos en un apartamento completo, de 2 dormitorios y 2 baños, en un pueblito (Birgitz) a 8 km de Innsbruck a 48.5€ por noche y por pareja.
9 de junio
Día destinado a conocer los alrededores de Innsbruck, o sea la zona del Tirol.
Comenzamos por el lago Achensee, con distintos tonos de verde según la profundidad del agua, o que se reflejen árboles, rocas, pueblitos o nieve de la orilla de enfrente. Tiene 10km de largo, y es un lugar de veraneo desde la época de los Emperadores de Austria.
Luego seguimos por los valles de Zillertal (como la cerveza). Vimos el valle Ziller, que luego se bifurca en varios más, de los cuales conocimos el Zem y el Tux. Muy lindos paisajes de montaña, destacando: Montañas nevadas, bosques de coníferas de distintos tonos de verde, cascadas, enorme represa de 725m de largo y 131 de alto con lago para regular crecientes, muchos chalets de madera, organizados en pueblos o solos en laderas, iglesias con torre con techo en forma de aguja, o con forma de cebolla. En uno de esos valles, en unos bancos a la sombra, almorzamos el pan con queso y fiambre nuestro de cada día.
En todas las zonas que no hay árboles, roca, nieve ni casas se ven grandes extensiones de césped de varios tonos de verde. Lo mismo habíamos visto en Suiza, y pensábamos que era natural. Descubrimos que lo cortan a máquina, lo rastrillan, lo juntan y lo acopian, para luego alimentar a la gran cantidad de vacas lecheras que se ven y hacen sonar sus cencerros.
Hoy fue feriado. Al igual que todos los feriados en todos los países que visitamos, se ven en los caminos secundarios montones de motoqueros, siempre en grupos de 10 a 20, que salen a recorrer lugares lindos. También se ven muchos ciclistas, luchando con los repechos o disfrutando las bajadas. También senderistas, parapentistas, etc.
10 de junio
Visita de la ciudad de Innsbruck, capital del Tirol.
Por el 1500, bajo el reinado de Maximiliano (uno de los Habsburgo), Innsbruck fue uno de los centros de poder más importantes de Europa.
Empezamos en el mirador Hungerburg, desde donde se tiene una linda vista de toda la ciudad. Luego fuimos al centro, con algunos problemas para encontrar Parking, ya que el GPS nos mandaba por calles de uso exclusivo del transporte colectivo, o peatonales. Pero después de algunas metidas de pata, encontramos uno.
Hicimos el recorrido a pie de la parte histórica, según lo recomendado por la Guía Michelin, incluyendo:
La Catedral; los Jardines Hofgarten; la Iglesia Hofkirche, donde está el Mausoleo de Maximiliano; la torre Stadturm, que 3 de nosotros subimos a pesar de sus 148 escalones, pero que vale la pena, porque hay lindas vistas de toda la parte histórica; el edificio del techo dorado, que es uno de los símbolos de Innsbruck; el edificio Helblinghaus con su fachada Rococo; y calles como la Kiebachgasse y Maria Theresien Strasse.
Retomamos el auto, y visitamos el castillo Ambras.
Todos los nombres raros de los lugares que visitamos los copié de la guía, porque soy incapaz de repetirlos sin mirar.
11 de junio
Día de traslado de Innsbruck (Austria) a Salzburg (Austria). En el camino, visitamos el Lago Chiemsee (Alemania). Así es Europa. Los países se mezclan. La autopista entre 2 ciudades austríacas pasa por Alemania. La frontera la cruzo a 120km por hora, y si no estoy atento a un cartel de bienvenida, me entero porque los rompecocos de Antel me mandan un mensaje avisándome los precios del roaming en el país que entro. Me tienen más controlado que la NSA. Los alemanes y los austríacos no saben donde estoy, y Antel. Carolina y el Pepe ya lo saben
El Chiemsee es un lago agradable, pero no espectacular como el Achensee, porque no está rodeado de montañas. Hicimos un paseo en barco, visitando 2 islas: Herreninsel (Isla de los hombres) y Fraueninsel (Isla de las mujeres). La más interesante es la primera, ya que en ella visitamos un palacio del Rey Loco de Baviera Ludwig II, el que hizo el castillo que copiaron en miniatura en Disneylandia.
El loco admiraba a Luis XIV de Francia, y casi que le copió Versalles, con jardines y fuentes y todo. La sala principal, tiene 98m de largo (1 cuadra) con ventanas hacia el jardín y las fuentes. Decoraciones exageradas, enormes espejos y artefactos de iluminación llenos de velas en todos los cuartos. En el comedor, la mesa tenía un mecanismo tipo ascensor a manija, de manera que la mesa bajaba al subsuelo, donde los sirvientes la preparaban y luego la subían a los comensales. El objetivo era que el personal de servicio no molestara a los comensales. Debe ser muy lindo no ver al personal de servicio, pero me imagino que a cambio, comerían la comida fría, ya que demoraban media hora en dar manija para que suba la mesa.
Me llamó la atención que los barcos iban super llenos, a pesar de ser un día entre semana fuera de temporada.
El pan con queso y fiambre nuestro de cada día, hoy transcurrió en unos bancos a la sombra de los árboles, con hermosa vista a las fuentes y los jardines del palacio.
Ventaja de viajar por el primer mundo: Hace varios días que hace un calor inusual, pasando siempre los 30º. Necesitamos mucha agua. Pero en el primer mundo, el agua de las canillas y las fuentes es potable, y además sale bastante fría, por lo que no es ningún problema.
Después de tantos viajes, igual siempre tenemos algo para aprender. En este momento Cuca ató una cuerda que trajo en un perchero, y la otra punta en la manija de la puerta, para colgar la ropa.
12 de junio
Día para conocer Salzburgo. La idea era recorrer a pie el itinerario recomendado por la Guía Michelin por el centro, y antes, en auto, subir a un lugar de linda vista. Resulta que Salzburgo tiene muchas calles peatonales. En determinados lugares, unos cilindros emergen de la superficie de la calle, para que los autos no pasen. Los autos autorizados deben tener una clave para hacer bajar los cilindros y entrar igual, pero yo eso no lo sabía. Puse el GPS para que me lleve al lugar con linda vista, y de golpe aparecí manejando en una calle peatonal. Me miraban con cara rara, pero yo andaba despacito y no pisé a nadie. Y tuve la gran suerte que cuando logré salir el cilindro estaba bajo y salí. Después pasé 2 veces por ese lugar y el cilindro estaba subido. Por fin logré llegar al Parking, abandonando la idea de llegar en auto al lugar de buena vista.
E iniciamos el recorrido a pie recomendado. Vimos la Catedral y su plaza, el cementerio y la Abadía de San Pedro, la iglesia Franciscana, la iglesia de la Universidad, la calle Getreidergasse y la casa donde nació Mozart. En ese momento hicimos un desvío para ir a ver Hettwer Bastei, que era el lugar con linda vista. Pero hubo que subirlo a pie. Lamentablemente todos los lugares con linda vista están muy altos, pero para los 3 que subimos, el esfuerzo se compensó con la vista que vimos. Retomamos el circuito por la ciudad por la calle Judengasse. y llegamos a la Residenz, que incluye un museo con pinturas de Rembrandt, Rubens y Brueghel. A mi no me gusta la pintura, pero (maldita democracia) quedé en minoría. Los otros 3 entraron, y yo, para hacer tiempo, intenté llegar a la Fortaleza de Salzburgo, que domina todo el centro de Salzburgo, no para recorrerla, sino para ver la vista. Parecía tarea sencilla, porque había un funicular que subía. Pero no me vendieron boleto del funicular, sino que me querían vender un paquete que incluía otras cosas que no me servían. Decidí subir a pie. Cuando había recorrido el 80% de la subida a pie, había otra boletería donde me quisieron vender el mismo paquete. Me calenté y bajé sin llegar a la Fortaleza. Grrrrrrr
13 de junio
Día movido y con cambio de planes.
Comenzamos el día en el pueblo Sankt Wolfgang, sobre un lago de nombre parecido. Es un pueblo encantador para caminar y por sus vistas sobre el lago. En una época, la carretera que bordea el lago pasaba por la calle principal del pueblo. Un día decidieron hacerla peatonal, pero no había por donde desviar el tránsito de la carretera. La solución fue sencilla: Hicieron 700m de túnel para la carretera, esquivando el pueblo, y el pueblo quedó peatonal, y tuvo un importante desarrollo turístico, tanto que hasta Batista Viajes va.
El pan con queso y fiambre nuestro de cada día fue en unos bancos, con excelente vista a un lago.
En el programa original tocaba otro pueblo llamado Hallstatt. Ayer Cuca se puso a estudiar el programa de mañana, y descubrió que yo tenía previsto ir a una gruta de hielo, que requería gente en muy buen estado físico, ya que para llegar había que hacer 2 caminatas en repecho de 20' cada una, y adentro de la gruta había 700 escalones. Se imaginarán que la bochó. Ante mis quejas, descubrió una gruta de hielo "light" cerca de Hallstatt, que quedó incluída en el programa de hoy.
Llegamos a Hallstatt, y como llovía, decidimos empezar por la gruta. Incluía una subida en cabina colgada de un cable y 15 minutos de caminata. Subimos en la cabina y nos asignaron una visita guiada que salía dentro de 15 minutos. Y faltaba la caminata de 15'. Y resultó que era en subida, con una pendiente mayor al 10% y bajo lluvia. Se transformó en una carrera contra reloj para llegar a tiempo de no perder la visita guiada. El resultado de la contra reloj fue: 1ero Antonio por varios cuerpos, 2do Hugo, 3era Cuca bastante lejos y última Etda, que llegó a los 20' con cara de "no puedo más" y quejándose de lo gorda que está, pero por suerte a tiempo. Y así sudados como llegamos de la contra reloj, entramos a los bajo cero de la gruta. Y era preciosa. Las estalagtitas y estalagmitas y las formas raras eran de hielo, siendo un espectáculo impactante. No llegaron a los 700 escalones que Cuca bochó, pero sí a 500. Era "semilight". Decían que no dejaban sacar fotos pero saqué igual y quedaron muy lindas. Algún día las verán, después que vuelva. Para sacar las fotos con exposición, un japonés uasba de trípode a la novia, que era más bajita, apoyando la máquina sobre su cabeza. Las mujeres llegaron al auto quejándosa de todo tipo de dolores, cansancios y mojaduras.
Volvimos a Hallstatt para recorrerlo. Como sólo conseguimos un parking por media hora, hubo que recorrerlo al trote. Es un lugar espectacular. Con vistas espectaculares sobre el lago, con casas con techos a 2 aguas sobre la ladera. Y las cúpulas de las iglesias destacándose en el paisaje. Nos gustó muchísimo, a pesar de recorrerlo al trote y bajo lluvia. Y nos quedamos con ganas, porque no nos dio el tiempo para llegar a la 2da iglesia. Este pueblo también es peatonal, y también tiene su túnel para bypassearlo. Cuando nos íbamos, en el medio del túnel encontramos otro parking muy alto. Dejamos el auto y bajamos al pueblo de nuevo. Llovía poco. Y para llegar a la 2da iglesia había que subir, y Cuca abandonó. Y se lo perdió. Parece que se les llenó el cementerio. Abrieron las tumbas y sacaron todos los huesos para hacer lugar para los nuevos muertos. Entonces, en una pieza grande, abajo de una repisa, posieron en forma ordenada los huesos largos. Y las calaveras las pintaron con flores, les escribieron los nombres de sus dueños en letras góticas y las fechas de nacimiento y muerte, y las colocaron en forma muy ordenada sobre la repisa. Varios cientos. Después, desde el estacionamiento, tuvimos que ir a rescatar a Cuca a la parte baja del pueblo, en el primer estacionamiento. El cansancio de la caminata apurada se sumó al de la gruta.
Por último, fuimos al Lago Gosausee. Está rodeado de montañas en parte casi verticales, y en parte con mucha vegetación. Los reflejos sobre el lago son muy lindos, a pesar que llovió de a ratos. La guía recomendaba una caminata alrededor del lago de 75', pero apenas caminamos 15', por lo extenuante de la jornada. Si con un día nublado y con chubascos tiene bien puestas las 3 estrellas, lo que será en un día soleado!!
Llegamos apenas con fuerza para comer, y a mi me alcanzaron para escribir el blog.
14 de junio
Hoy tocó un programa alternativo al original, debido a los cambios de ayer. El programa fue casi todo dentro de la Baviera Alemana, cerca de Bertchesgaden, pero sólo nos damos cuenta de los cambios de país, por los SMS que me manda Carolina para controlarme en qué país estoy.
Comenzamos con el Nido de Águila, que es como se conoce a una residencia de Hitler, ubicada en lo alto de una montaña, a 1837m de altura, con hermosas vistas. El camino para llegar es angosto, y sólo se recorre en ómnibus, con horarios para subir y para bajar sin chocarse. Luego se recorre un túnel de 130m por adentro de la montaña, y se termina por un ascensor, también por adentro de la montaña de 124m, recubierto en bronce pulido. Las vistas en el camino recorrido en ómnibus eran espectaculares. Las vistas desde el nido de Águla que vimos en fotos también, pero en realidad estuvimos dentro de una nube y vimos muy poco. La casa actualmente está ocupada por un restaurante donde evidentemente no comimos, pero ver todo el entorno valió la pena.
El pan con fiambre y queso nuestro de cada día transcurrió en un banco de una parada de ómnibus, ya que no encontramos bancos mejor ubicados.
Luego tocaba la visita a una mina de sal, que abundan en la zona (Salsburgo viene de Sal, aunque esta que visitamos está en Alemania). Un mamarracho que no recomiendo a nadie: 50 minutos de espera hasta conseguir turno en una visita guiada. Resultó una payasada, organizada para otro tipo de turistas diferentes a nosotros. De entrada nos disfrazan de mineros. Después un recorrido en trencito por los túneles de la mina, lo que es aceptable, porque los recorridos son largos. Pero no tienen porqué ponerle sonidos tipo tren fantasma, ni luces sicodélicas. Después nos hacen tirarnos por unos toboganes gigantescos y empinados, tipo montaña rusa, en 2 ocasiones. Es para sacarnos fotos y venderlas, pero Etda los embromó. Encontró la foto a la salida y la afanó como al descuido. Para completar la turistada, en un depósito de agua salada que tienen, nos hacen dar un paseo de 50m en barco. Y cuando tocaba explicarnos el proceso de explotación de la mina, nos hacen sentar delante de un esquema de los múltiples túneles, y ponen 2 discos simuláneamente con la explicación. El disco más cerca de mi oreja izquierda, captaba una explicación en francés. Yo, normalmente, entiendo un 30% de las palabras en francés. Y, mientras con ese 30% intentaba redondear la idea, mi oreja derecha captaba la misma explicación en alemán, con lo que adentro de mi cabeza se armó una ensalada de idiomas y no entendí nada.
Nos fuimos calientes, porque cada uno de nosotros perdió 17€ incluyendo el estacionamiento, más 3 horas de nuestro valioso tiempo para disfrutar una zona preciosa.
La organización de la mina está capacitada para atender 400 turistas por hora, y hoy, sábado, la demanda los superaba. Si hay tanta gente que le gusta eso, debo ser yo el equivocado......
Luego, también en los alrededores de Bertchesgaden, fuimos a ver el lago Konigsee, muy lindo rodeado de montañas. Es un paseo muy concurrido por los locatarios, que pasan el día entero allí.
Luego volvimos a Austria a ver las Cascadas Golling, que estaban en el programa original. Muy lindas, aunque solo las vimos de abajo, porque por cansancio y falta de tiempo, algunos integrantes del equipo se negaron a subir.
El día terminó mal, porque por primera vez en el viaje, miré televisión. Menos mal que mi otra nacionalidad mantiene esperanzas.
15 de junio
Venimos resucitando la vieja tecnología del Sun: Como los mayores recuerdan, un SUN era un aparatito eléctrico con una resistencia, que se introducía en una taza y calentaba el agua. La tecnología quedó obsoleta porque al estar la resistencia en contacto con el agua, saltan los interruptores diferenciales de las nuevas instalaciones eléctricas. Pero los viajeros innovadores y prevenidos compraron por Mercado Libre SUN chinos eléctricamente aislados. Con él, Cuca todas las mañanas calienta agua de la canilla, y con un sobre se prepara su capuccino. Cuando tiene frío o mucha hambre, también se prepara sopas. Etda y Antonio no han logrado adaptarse aún a esta renovada tecnología, y todas las mañanas pagan su desayuno, a veces bastante caro.
Viaje de Salzburgo a Viena. En el camino pasamos por Melk, para ver una imponente Abadía, que destaca su enorme presencia en lo alto de la ciudad. Entramos en la Iglesia, con una gran cantidad de adornos dorados.
Al llegar a Viena, le dimos dos días y medio de licencia al chofer y al auto, que llevan 3400km. Tuvimos que aprender a movernos en Subte y Tranvía, y lo hicimos bien, sin errores todavía.
Fuimos al Castillo Belvedere. Los 3 más cultos de la expedición entraron a una exposición de pintura, mientras yo, el inculto, disfruté caminando entre sus jardines y sus fuentes en una linda tarde de primavera.
Luego nos fuimos a cenar a una vinería típica del barrio Grinzing, y salimos todos muy alegres.
16 de junio
Seguimos en Viena
Comenzamos con el tradicional recorrido a pie por la ciudad vieja que recomienda la guía Michelin. 
Comenzamos con la catedral. Tiene 2 torres a las que se puede subir para ver la vista. Una con excelente vista y 343 escalones, y otra con una vista más o menos, pero con ascensor. Como Viena fue incluída en el itinerario por Cuca, ahora manda Cuca y todos subimos a la torre con ascensor. Vimos varias plazas, calles, iglesias, etc. A las 12 en punto, y de casualidad porque no lo habíamos planificado, llegamos a un reloj que todos los turistas miran a esa hora porque hace como un desfile de 12 estatuillas por adentro del reloj. Visitamos los exteriores del Hofburg, que es el Palacio Imperial de los Habsburgos, y cuando faltaba poco para terminar el recorrido....Mejor explico desde el principio:
Este es un viaje de pueblos y en auto. El auto no sirve para ciudades. Yo no quería venir a Viena, pero nuestros amigos Doménico y Carmen le dijeron a Cuca que en la Confitería Sacher tenían una torta riquísima. Eso se sumó a que desde 1986 Cuca soñaba con tomar un café en las mesas exteriores de un Café Vienés. No tuve más remedio que transar y aceptar las condiciones de Cuca. Recapitulando: Cuando faltaba poco para terminar el recorrido, Cuca me hizo llevarla a la Confitería Sacher a pedir la famosa torta y un café en una mesa en la vereda de una peatonal muy concurrida. ¿Se imaginan a Cuca disfrutando ese ambiente tan esperado mientras le traían la torta? Se equivocaron. No fue como se imaginaron. Lo que hizo fue aprovechar que la confitería tenía wifi gratis para revisar el correo con su teléfono mientras Etda intercambiaba SMS con su hija y Antonio y yo comentábamos el hecho.
La torta es una torta común de chocolate, con un poco de mermelada, con un baño de chocolate común, y con un pedacito de chocolate sólido que tiene grabado un sello de la confitería. Y gastamos 20€ entre los 2, cuando habíamos almorzado en un lugar de comida rápida por 11€. Para aprovechar mejor la confitería, Cuca y Etda fueron a conocer el baño, lo cual lograron luego de una larga cola.
Como las piernas ya no querían mucho más, y como compramos un pase libre de subtes, tranvías, etc por 3 días, salimos a recorrer el Ring (el círculo que encierra la ciudad vieja) en varios tranvías.
Viena está sobre el Danubio. Pero el centro de la ciudad está cerca de un canal del Danubio, mientras el Danubio verdadero queda lejos del centro. Ahora que salió campeón, se nos ocurrió ir al Danubio verdadero, y allí fuimos aprovechando el buen transporte colectivo vienés.
Para cenar, volvimos a la vinería que ayer nos puso tan alegres. Al igual que ayer, había 2 músicos que tocaban música típica local. Y en su alegría, las mujeres de nuestro grupo también cantaban, y creo que les faltó poco para bailar arriba de la mesa. Y eso que Cuca tomó sólo Coca Cola. Y además Light.
Muchos turistas más platudos que nosotros, en lugar del recorrido a pie lo hacen en un carruaje tirado por caballos. Y los caballos tienen atrás un recipiente que recoge la bosta, para que no ensucie las calles. Sería interesante que Ana Heladera venga a Viena a estudiar el sistema, para luego negociar su implantación con Adeom y el sindicato de hurgadores y afines
17 de junio
Los cultos se fueron al museo de Bellas Artes, mientras el inculto salió a caminar cerca de Karlplatz, de Burggarten y de Maria Theresien Platz. Como la visita al museo duró más de lo previsto, hice de vuelta la recorrida por el Ring en los tranvías 1 y 2. Admiro a "Los Cultos" por estar más de 3 horas encerrados en un museo mirando cuadros. Yo soy incapaz. Ni mirando fútbol aguantaría.
Después fuimos al Castillo Schonbrunn (Patrimonio de la Humanidad según Unesco), residencia de verano de los Habsburgo desde el 1700 y poco. Recorrimos muchos salones del mismo, donde pudimos apreciar el gran lujo en que vivían, para luego caminar por los jardines del mismo. Una parte de ellos es muy alta y con linda vista.
A diferencia de otros blogs, habrán notado que no hago ninguna referencia a los japoneses sacando fotos. Y no es porque no saquen fotos, sino porque Etda les gana a todos los japoneses.
18 de junio
550km de Viena a Bamberg (Alemania). Llegamos de tarde y de apuro a recorrerla. Es chica. Me encantó. Ya me tenía medio podrido la grandiosidad de Viena y aquí resucité. En cada esquina se encuentra un rinconcito digno de una foto. Casas típicas alemanas, algunas de ellas sobre el canal que atraviesa el pueblo en su zona central. También es atravesado por el Danubio, pero más lejos. Hicimos el recorrido de la Michelin, incluyendo la catedral y la Abadía de San Miguel, ambas en puntos altos de la ciudad.
Para cenar, fuimos al lugar recomendado por Domenico y por la guía: La cervecería Schlenkerla. Tienen una cerveza ahumada, de color oscuro, con un retrogusto a panceta (tal como anunciaba la guía). El fracaso fue que solo yo me animé a probarla. Cuca pidió limonada, Etda jugo de manzana y Antonio cerveza normal. Para que el grupo no pase tanta vergüenza, me sacrifiqué y pedí 2 vasos = 1 litro. Con la comida, 1 punto a favor de Antonio, ya que la comida de Cuca, Etda y Antonio incluía Chucrut, y solo Antonio se animó. Las mujeres lo dejaron sin probarlo.
Después de comer, salimos a caminar otro poco la ciudad. La cervecería donde comimos es el cento del ruido de la ciudad. En la puerta de la misma, y en casi todo el ancho de la peatonal, hay una multitud con sus vasos de cerveza oscura conversando y riéndose animadamente. Se ve que es una cerveza muy potente. Yo me tomé 1 lt para caldear el ambiente, pero mis compañeros (los cultos) no me acompañaron y no pasó nada. El mismo ambiente se notaba en el puente, pero con botellas de la misma cerveza en lugar de los grandes vasos, y en todas las mesitas al aire libre de los múltiples bares.
Como excepción va una foto en el blog. No sé porqué quedó en el día 16, pero es de hoy, de Bamberg.
La saqué después de cenar, y Etda me la envidió, y me la quiso copiar. Hizo varios intentos, pero no logró igualarla. Me supera en máquina de fotos, pero no me supera en el litro de cerveza.
19 de junio
Arrancamos de Bamberg (Alemania) hacia Colmar (Francia). Son casi 500km. En el camino visitamos Rothenburg ob der Tauber (sobre el río Tauber). Lo caminamos durante 4 horas. Es un pueblo tan lindo como Bamberg (las opiniones sobre cual es más lindo están divididas). La gran diferencia fue el litro de cerveza, que hoy no pude porque tenía que manejar. Dentro del recorrido, los mismos 3 de siempre, subimos a la torre del viejo municipio. Dio mucho trabajo, porque había poco espacio y la mochila me quedaba trancada. Como el tiempo era poco, el almuerzo consistió en un pancito entre 3, 2 bananas, cerezas y dátiles, que comimos mientras caminábamos.
En Alemania disfrutamos de muy buenas autopistas gratis. Es el único país con autopistas gratis entre los que visitamos. En casi todos lados se puede ir a 130 km/h en las autopistas. Cuando paramos en una isla de servicios de la autopista, el baño en gral cuesta 0.70€, pero te dan un vale para consumir por 0.5. Es brillante negocio para ellos, porque para desquitar 2 vales de 0.50€ consumimos un Magnum de 3€.
Por todos lados (Alemania y Austria) se ven enormes molinos de viento para generar electricidad. Muchos están parados porque acá hay menos viento que en Uruguay. En Alemania se ve en ciertos lugares el campo forrado de paneles fotovoltaicos para generar electricidad.
Llegamos a Colmar 19 y 30, apenas con tiempo de cenar y ver el partido a partir de los 35' del 1er, tiempo, justo para ver los goles. El francés que comentaba, decía (ver acentos) le pistoleró, Cavaní y Muslerá.
20 de junio
Estamos en Alsacia, que es una región de Francia que a lo largo de la historia fue varias veces parte de Alemania. Vamos a recorrer 5 ciudades/pueblos en 2 días. Hoy le tocó el turno al pueblo Riquewihr y a la ciudad Estrasburgo.
Riquewihr es una pequeña ciudad amurallada. Caminar por ella, parece estar caminando en el siglo 16. Y la disfrutamos más, porque llegamos antes que los turistas. Muchas de las casas tienen escuadrías se madera, algunas como ménsulas, y otras incorporadas a las paredes. Y la mayoría parecen originales, con más de 4 siglos de existencia. Todas las maderas y paredes están muy prolijamente pintadas. Y casi todas las fachadas adornadas con flores para que nuestro paseo sea más agradable. Las horizontales y verticales de las casas son más o menos verticales u horizontales. No se si por error de los constructores, o por movimientos de las maderas y las fundaciones posteriores a su construcción. En los alrededores, en una zona muy ondulada, todas las colinas están plantadas con viñas. Lo normal es probar algún vino en ese pueblo, pero no lo hicimos.
Estrasburgo ya es una ciudad grande. Su centro histórico es una isla. Se destaca por su Iglesia, su centro histórico y su barrio La Petit France. Como siempre, la primer y difícil tarea al llegar es conseguir un parking. Luego caminamos hacia la Catedral de Notre Dame, que no tiene que envidiarle a su homónima de París, ni en tamaño, ni en vitraux. Es del siglo 12. Se puede subir hasta 60 y pico de metros, 330 escalones. Esta vez, solo 2 subimos. Las 2 mujeres prefirieron un café, y mirar Estrasburgo desde abajo.
El centro histórico no nos llamó la atención, pero el barrio La Petit France es inolvidable. Comprende una isla y la orilla que la enfrenta (que es parte de la isla que constituye el centro histórico). Todo con casitas típicas de la zona, muy florido y alegre. Terminamos el día con un paseo de 1 hura en barco con techo de vidrio alrededor de la isla.
21 de junio. Hoy empieza el verano, no como para otros desafortunados para los que hoy empieza el invierno.
Empezamos por Kaysersberg, un pueblo muy chico, similar a Riquewihr, aunque con una estrella menos.
Seguimos por Eguisheim. Otro pueblito aún más chico que los anteriores. No figura en la Michelín, pero fue votado por los franceses como el pueblo más lindo de Francia. Es una joya en miniatura. Además, es el pueblo más florido de Francia este año, lo que le agrega encanto.
En muchas chimeneas o partes altas de iglesias de estos pueblos se ven nidos de cigüeñas, donde se las ve con sus crías. Por lo que vimos, crían cigüeñitas, pero no niños. El paisaje de la zona es muy lindo, con todas las colinas plantadas con viñedos.
Seguimos con Colmar. Tiene 3 estrellas, pero no nos gustó tanto. Es casi una ciudad, por lo que la proporción de casas lindas y floridas es menor que en los pueblos chicos. Igual tiene algunos rincones encantadores. Además está llena de gente y servicios para turistas, tipo restaurantes y puestos de venta de chucherías que afean la ciudad. No digo que sea fea, pero tal vez en las estrellas de la Michelin haya influído que hay un retablo muy famoso. Pero no lo vimos. A mí el arte religioso me tiene repodrido. Europa está llena de eso, y la guía Michelin lo sobrevalora. Me llega mucho más la simpleza del arte islámico.
Dicen que Colmar queda muy linda de noche, iluminada. Terminamos la recorrida de día temprano, una siestita y volvemos a verla de noche. Es casi una trasnoche, porque oscurece después de las 22. Hoy es el día más largo del año. Y valió la pena, porque hoy es la Fiesta de la Música en toda Francia. Todo el centro lleno de gente. Dificilísimo estacionar. Y conjuntos musicales de todo tipo por todos lados. Cenamos en unas mesitas al aire libre al lado de unos músicos ruidosos, y luego caminamos (con dificultad por la multitud de gente) por toda la ciudad para verla iluminada. Muy interesante.
22 de junio
Día de 450km. Pero igual nos hacemos tiempo para conocer cosas.
Empezamos por Pesmes, que figura en el lugar 13 de los pueblos franceses más lindos, según los franceses. No es gran cosa, simplemente una linda vista que incluye el río, un puente y el castillo.
Seguimos por Beaune, que tiene un enorme, interesante y muy lindo hospital que funcionó desde 1451 hasta 1971. Parece más un palacio que un hospital.
Seguimos en Flavigny sur Ozerain, 9º entre los pueblos franceses. Está perdido entre la campiña francesa. Si no fuera por el GPS no llegamos. Está en una altura, con lindas vistas desde la colina de enfrente. Es un pueblo medieval muy interesante de recorrer, porque está tal cual, sin maquillarlo para los turistas.
Terminamos con la Abadía de Fontenay, a la que llegamos después de la hora de cierre, tal como preveíamos, pero igual valió la pena verla de afuera, porque andábamos cerca.
Nos quedamos en un hotel en Avallon. Avallon no tiene mayor interés turístico. Simplemente elegimos el hotel ahí por ubicación respecto a nuestro recorrido y precio.
He recibido varias quejas de compinches de Cuca y Etda, insinuando que las mato de hambre, que no las dejo ir a restaurantes, etc. Es una calumnia, totalmente falsa. Practicamente todas las noches comen en restaurantes que eligen ellas. Me vetaron los MacDonalds, aunque se perjudiquen ellas, porque al no entender el menú por problemas de idioma, nunca saben qué plato les van a traer. En los MacD ese problema no existe. La única restricción que pongo es que a mediodía sea una comida rápida, o tipo picnic, porque siempre el tiempo es escaso para todo lo que queremos recorrer. Hoy fue un picnic, con compras previas en un supermercado, en una mesa con banquitos, bajo una zona arbolada, en una isla de servicios de la autopista.
23 de junio
Día de 3 horas y media de ruta, sin contar el tiempo perdido buscando gasoil.
La computadora de a bordo marcaba que tenía gasoil para 180km al salir del hotel. Pero después de recorrer menos de 40km, prendió la luz de reserva. Puse en el GPS estaciones de combustibles y me mandó a 2 que no existían más, y a una que estaba cerrada. La mayoría de los pueblos de carretera no tiene estación de servicio. Al final Cuca encontró un tipo que le dijo que en un pueblo que quedaba de camino, a 40km de donde estábamos, había 3, y que además aceptaban cash, ya que con tarjeta ya habíamos tenido fracasos. Y llegamos antes que se vacíe del todo el tanque, después de 800km desde la anterior llenada de tanque.
A pesar del problema del combustible, cumplimos bien con el programa del día, que incluía la Basílica de Vezelay, de antes del 1200, situada en la parte alta de un lindo pueblo medieval, y la ciudad de Troyes (se pronuncia truá, igual que el número 3). Las callejuelas de la ciudad vieja están llenas de construcciones muy viejas con listones de madera (similares a los de Alemania y Alsacia), en general muy deformadas por el paso del tiempo, pero siguen en pie. La caminamos casi 3 horas. Muy recomendable.
Llegamos luego al hotel en Epernay, en plena zona del Champagne.
El hotel es minúsculo. Caben las 2 camas, 2 mesas de luz de 20x30, una mesita minúscula y unos pequeños estantes. El baño tiene 1m2. Por suerte tiene 2 camas, y una 3era arriba de las otras 2. Entonces dormiré en la cama de arriba, y usamos una de las de abajo para valijas, bolsos, etc.
24 de junio
Visitamos la bodega de Champagne Mercier. La bodega tiene unos túneles excavados en piedra caliza, que totalizan 18km, y tienen más de 100 años de antigüedad, y están a 30m de profundidad. En ellos, en oscuridad y a temperatura constante, se realiza el proceso de añejamiento de los diversos tipos de Champagne. Al ser tan grande, el recorrido de parte de los túneles se hace en tren.
Al finalizar la visita, se hace una degustación de Champagne, que me dio la energía necesaria para, al salir de la bodega, manejar 550km hasta Saint Malo, en la provincia francesa de Bretaña.  En el camino pasamos por alguna autopista periférica de Paris, donde el tránsito se hizo lento. El máximo en las autopistas es 130km/h. Yo normalmente ando a 120km/h.
Llegamos a Saint Malo a las 18hs, justo para ver el partido, el gol de Godin y la mordida.
25 de junio
De mañana, recorrido por la parte amurallada de la ciudad de Saint Maló. Caminamos toda la vuelta de las murallas, y luego por algunas calles interiores. Todas las edificaciones de piedra, muy prolijas. Fue reconstruída luego de la guerra, y por eso las casas están tan bien, manteniendo el estilo original. Las grandes casas de esta ciudad fueron construídas en su época de esplendor, debido a que desde Saint Maló se conquistó Canadá, y Francia fue entonces una potencia marítima. Entre los lugares a los que llegaron desde Saint Malo, figuran las Islas Malvinas, en francés Malouines, por ser visitadas por gente de Saint Maló.
De tarde a Le Mont Saint Michel, a 50km. Es una de las maravillas del mundo actual. En una isla rocosa que se transforma en península en marea baja, por el 1200 se comenzó con la construcción en la parte alta de una enorme abadía, que destaca su figura desde lejos en el horizonte. En la parte baja hay casas medievales, transformadas casi todas en comercios. Actualmente dejó de ser isla en marea alta, porque construyeron un terraplén de acceso insumergible. Pero ese terraplén lo demolerán cuando terminen de construír un puente del continente a la isla. Recorrimos toda la abadía, para lo cual tuvimos muchos repechos y escalones, pero nadie aflojó. Es un de los lugares más visitados de Francia, con más de 3 millones de visitantes anuales. Eso se nota en la cantidad de gente que se ve, comparado con la que vimos hace 32 años cuando fuimos la 1era vez. La ciudad medieval que rodea a la abadía se disfrutaba más antes.
Llegamos con marea baja. Desde lo alto del monasterio, se veía la orilla del mar a varios km de distancia. El terreno es muy llano. Cuando nos fuimos, con marea alta, ya estaba rodeada por agua, con excepción del terraplén de unión al continente. Hoy la diferencia entre mareas baja y alta era de 8m. En ocasiones llega a 15m.
Al organizar los paseos del día de hoy, hicimos de tarde el Monte, para poder ver tanto la marea baja como la alta. Cuando se acercaba la hora de la marea alta, seguía el mar muy lejos, y comenzaron las críticas al organizador, pero en la última hora y media, muy rápidamente, se cumplieron las previsiones y respiré aliviado.
26 de junio
375km de carretera. De paso, vimos 3 puntos de interés: 1: El pueblito Sainte Suzanne, un pueblo medieval que figura entre los más lindos de Francia según los franceses. Tiene 1000 habitantes. Es lindo visto de lejos, porque está arriba de un cerro y tiene Castillo e Iglesia. Lo vimos muy rápido, porque Cuca tenía miedo que no diera el tiempo para los otros 2 puntos.  2: Castllo del Loire Villandry. Vimos solo los jardines y el castillo de afuera, ya que de adentro vale poco. Los jardines merecen las 3 estrellas que tienen por lo lindos y bien cuidados.  3: Castillo del Loire de Azay Le Rideau. Acá visitamos el Castillo que es lindo. Los jardines estaban en reparación y ni cerca de los anteriores. El castillo está rodeado por un río, que represado genera un lago para una linda foto del castillo reflejado en el lago. No se impacienten: Prometo tener fotos mostrables a mediados de agosto. Es del 1500 y poco, y la madera de los techos es original. Son casi 500 años.
Hace 32 años visitamos varios castillos del Loira, pero estos 2 tienen 3 estrellas y nos faltaban, y además nos quedaban de paso. Mañana pensamos ir a un 3er Castillo, el de Chenonceau, que ya fuimos, pero es el más lindo de todos, y además Etda y Antonio no lo conocen. Nos quedamos a dormir en Joue Les Tours, cerca de Tours, que anda cerca de los 3 castillos.
27 de junio
De mañana al Castillo de Chenonceau. En parte está construído sobre un puente sobre el río Cher. Recorrimos sus jardines, lo vimos de afuera con sus reflejos sobre el río, y lo recorrimos por adentro. No lo describo, porque una foto será mejor que mil palabras (y estar ahí mejor que mil fotos). Simplemente contaré algo de su historia: Lo construyó a principios del siglo 16 un tal Bohier ayudado por su mujer. Bohier manejaba las finanzas del rey y se habrá quedado con algo. Pero quedó endeudado y lo vendió al rey Enrique II, que se lo dio a su amante Diana. Diana tenía 20 años más que el rey, pero se ve que alguna virtud tenía. Además remodeló el castillo y sus jardines. La mujer del rey, la cornuda de Catalina de Medicis, se la bancó, pensando que ser la mujer oficial del rey debe tener alguna ventaja. Y así fue. Murió el rey y pasó a mandar. Lo primero que hizo fue rajar a Diana, y se mudó al Castillo de Chenonceau. Lo volvió a remodelar. Toda esa historia fue en el siglo 16, donde completó el aspecto actual.
Seguimos viaje a Loches, una linda ciudad medieval amurallada, situada en lo alto de un cerro, con un imponente castillo y una iglesia que destacan sus figuras en lo alto.
Completamos 400km en el día, llegando a Sarlat La Caneda. Nos instalamos y nos fuimos a cenar al centro. Nos sorprendió gratamente la ciudad, con sus callejuelas, todas sus construcciones de la misma arenisca, y sus rincones.
28 de junio
La guía Michelin decía que convenía ver Sarlat los sábados porque toda la ciudad era una feria, y así hicimos. No fue una buena idea, porque caminar por Sarlat es un placer por la ciudad misma. La feria es un complemento que agrega poco, y los feriantes con sus tolditos afean la ciudad. Además no es una feria solo de productos típicos, sino que hay de todo, sobre todo pensando en los muchos turistas con plata que la recorren un sábado.
Igual la disfrutamos mucho, caminando por rinconcitos perdidos donde no iban los feriantes. Además tomamos un ascensor a una torre alta, y logramos verla de arriba.
Luego un viaje de 50km a Rocamadur. Es un lugar increíble. Es un valle de 200m de ancho abajo, limitado por 2 paredes casi verticales. Sobre una de esas 2 paredes de roca, se construyó Rocamadur en 4 niveles: En el nivel superior está el castillo. En el 2do nivel empezando de arriba están los 7 santuarios, que son lugares de peregrinaje. En el 3er nivel está el pueblo propiamente dicho y en el 4to nivel, 100m más abajo que el nivel superior está el valle. Entre los distintos niveles hay escaleras, pero por suerte entre el 1ero y el 2do, y entre el 2do y el 3ero hay ascensores. Del 3ero al 4to hay un trencito. Para ir en auto, hay parking en los niveles 1 y 4. (Lo anterior lo detallo para el que quiera ir, porque lo tuvimos que aprender a los golpes, porque no está bien explicado en la Michelin). Las vistas son espectaculares, sobre todo desde el nivel 4, y desde la pared de enfrente del valle, a la que se accede en auto o el trencito. Nosotros nos manejamos con el auto y los ascensores para recorrer todo. La parte del pueblo tiene todas sus construcciones con el estilo que describí ayer en Sarlat, pero no son casas, solo hay comercios, lo que le hace perder encanto.
En algunos lugares del recorrido, coincidimos con una colombiana que nos habló del "mordisconeador", y terminamos deseándonos que en el partido de esta noche gane el mejor....
Estamos teniendo problemas con los billetes de 500€. En Francia nadie los acepta. Al vieje trajimos 7 billetes, y cambiamos los primeros 5 sin problemas. Pero nos quedan 2 para cambiar. Algo inventaremos.
29 de junio
Hace como 35 años quise visitar las Cuevas de Altamira y fracasé porque ya estaban cerradas al público. Resulta que a 1 hora y cuarto de Sarlat (donde estamos) están una de las mejores grutas con dibujos prehistóricos que está abierta al público. Tiene limitaciones como un máximo de 700 visitantes diarios, o un máximo de 25 personas por grupo. Pero previa reserva por internet conseguimos entrar. Se llama Pech Merle. Hay dibujos y pinturas de hasta 24.000 años.
Se ven dibujos de varios animales de la época como mamuth, caballos, cabras, peces, etc. Además hay alguna mujer, y manos en negativo (ponían una mano abierta contra la pared y escupían pintura, que llenaba los huecos entre los dedos).
La gruta, al igual que la mayoría, también tiene estalagtitas y estalagmitas. Pero además tiene unas formaciones en forma de disco que no son comunes en otras grutas.
No me pidan fotos de la gruta, porque no dejaban, y yo respeto las normas. Si quieren verlas, tienen que venir, o buscar algo por internet.
Seguimos con el pueblo votado como número 2 entre los más lindos de Francia. Se llama Saint Cirq Lapopie. Al igual que Rocamadur, está sobre y en la ladera de un cerro. También tiene un río por abajo. Y unas vistas espectaculares desde el pueblo hacia la campiña francesa, como desde los alrededores mirando hacia el pueblo. Y es más auténtico, ya que la proporción de comercios frente a casas es menor. Un tirón de orejas a la Guía Michelin. Ni lo menciona, cuando pienso que habría que darle las 3 estrellas. Y eso que en parte lo vimos lloviendo.
Luego volvimos cerca de Sarlat, para ver 3 pueblos más: Domme, La Roque Gageac y Beynac et Cazenac.
Están muy cercanos entre ellos. Los 3 a orillas del río Dordoña. El 1ero y el 3ero tienen 2 estrellas Michelin. El 2do es el 13avo de la lista de pueblos lindos para los franceses. El primero está arriba de un cerro, es medieval y está amurallado. Tiene lindas vistas desde el pueblo hacia la campiña, pero no encontré lindas vistas de el pueblo visto desde abajo. Los otros 2 están apretados en el reducido espacio entre la pared vertical de un cerro y el meandro del río. También son construcciones medievales y ambos tienen un castillo en posición estratégica. Se tienen preciosas vistas con el río al frente, las casitas en la orilla, alguna construcción un poco más alta, la pared casi vertical de la montaña y el castillo acompañando la foto.
30 de junio
Viaje de Sarlat a Fuigueras (España) de 450km y casi 5 horas. En el camino, visita a Carcassonne, ciudad medieval francesa, que se destaca por estar rodeada de una doble muralla de distintas épocas. Recorrimos el espacio entre murallas, la muralla exterior por arriba, el castillo, y las calles de la ciudad. Las calles pierden el encanto de los pueblos medievales, porque no hay casa que en la planta baja no sea un comercio.
AL FIN LIBRE: Al llegar a Figueras, acompañamos a Cuca a la estación de tren, y se tomó un tren rápido a Barcelona, para estar con su hermana y sobrinos. Mientras tanto, Etda, Antonio y yo nos quedaremos 3 días para pasear por la Costa Brava.
De noche paseamos por el centro, y vimos de afuera el Teatro-Museo Dalí.
1 de julio
Día dedicado a la zona de La Garrotxa, cerca de Figueras. Empezamos por Besalú, un pueblo medieval, que tiene un puente muy fotogénico. Seguimos por Castellfollit de la Roca. otro pueblo medieval que está al borde de una pared de roca basáltica de 60m de altura. Muy linda la vista desde abajo, con el pueblo que aparece chiquito arriba de los 60m de roca, así como desde la parte alta del pueblo, donde se ven las casas al filo del precipicio. Es de destacar la autenticidad de este pueblo, ya que casi no tiene turistas.
Nos internamos después en plena zona volcánica del Parque Nacional La Garrotxa, y aprovechando que no está Cuca, elegimos un volcán para trepar. Se llama Santa Margarita, y tiene la particularidad que en el fondo de su cráter hay una Ermita. Primero subimos por la ladera del volcán hasta el borde del cráter. Luego bajamos adentro del cráter hasta la parte horizontal del mismo, donde está la ermita. El trayecto de ida duró algo más de media hora, agradable por ser dentro de un bosque, pero cansador por la subida. Es muy linda la sensación de estar adentro del cráter, rodeado por sus paredes arboladas. Hacía calor, porque en el centro del cráter no hay árboles, el sol estaba fuerte, y no corre aire por ser como un pozo de 200m de diámetro.
Entramos a 2 pueblos más de La Garrotxa: Santa Pau y Banyoles, y volvimos a Figueras. Etda y Antonio fueron a visitar el Teatro-Museo de Dali, mientras yo me quedé a recuperar las horas de sueño que perdí anoche mirando el partido, con la esperanza que los Argelinos eliminen a los Alemanes.
Por fin hoy logré cambiar el último de los billetes de 500€ que me quedaba y nadie aceptaba.
2 de julio
Hoy dedicamos el día a la Costa Brava, cerca de Figueras. Empezamos por Empuriabrava, un pueblo costero que tiene un sistema de canales, de manera que a toda casa se accede a pie o en auto por la calle del frente, y en barco por el canal del fondo. Atravesamos Roses, que es una de las ciudades costeras más grandes, rumbo al Parque Nacional de Cap de Creus. para ver muchas calas bastante escondidas. En una de ellas llamada Cala Montjoi, Antonio y yo nos bañamos, para que nadie diga que llevamos el traje de baño a pasear por Europa. Etda tuvo la excusa perfecta: No llevó traje de baño. Intentamos seguir por caminos secundarios por adentro del parque viendo más calas, pero no pudimos a pesar que los Google Maps decían que se podía. Dimos entonces un rodeo hasta llegar a El Port de la Selva, que no está en la selva sino sobre una linda bahía. Comimos frente al mar la comida que habíamos comprado previamente en un super. Al igual que ayer, gastamos menos de 2€ por persona.
Luego fuimos a visitar el Monasterio Benedictino de San Pedro de Roda, que se supone que perteneció a alguno de mis antepasados. Pero no fue por ello que lo visitamos, sino por las 3 estrellas Michelin. Fue construído a partir del siglo X, y abandonado en el siglo XVIII. Está ubicado en una ladera, a más de 500m sobre el mar, con excelentes vistas de El Port de la Selva y toda la zona. Luego fuimos al Cap Creus propiamente dicho, donde está el faro, con excelentes vistas de la costa. Por último, como frutilla de la torta fuimos a Cadaqués, encantador pueblo sobre una linda bahía, con un promontorio con callejuelas muy angostas, típicas de cuando era un pueblo de pescadores.
Y como era nuestra última cena juntos, decidimos tenerla en un restaurante con mesitas en la vereda, estando nuestra mesa junto al murallón donde golpean las olas, con vista a Cadaqués y su bahía.
La decisión de cenar en un lugar así la tomé, porque como pensamos gastar en todo el viaje menos de lo previsto, Cuca me amenazó con gastarse en compras todo lo que ahorramos en el viaje. Entonces la solución que encontré fue gastar en una cena extraordinaria para que Cuca no se lo gaste en compras. Pero fui un fracaso: La cena solo salió 14€, lo cual está dentro de lo previsto para las cenas comunes.
3 de julio
Salimos de Figueras y pasamos por Girona para ver sus casas multicolores sobre el río y caminar un poco su ciudad vieja.
Luego seguimos viaje hacia el Monasterio de Montserrat. Visitamos su iglesia, pero a su famosa y venerada Virgen Morenita sólo la vimos de lejos, ya que la cola para verla de cerca durante 5 segundos era larguísima. Luego subimos en el funicular Sant Joan a ver unos lindos miradores. Lo más lindo de Montserrat no es su monasterio, sino los paisajes originados por las montañas de raras formas como de boniatos.
Durante la estadía en Montserrat, de casualidad coincidimos con mis amigos Lucía y Gerardo. Pero el contacto con ellos fue solo a través de SMS, y cuando nos íbamos, descubrí que el auto de ellos estaba al lado del mío. Pero no nos vimos porque ellos, fieles a sus tradiciones, estuvieron horas subiendo y bajando montañas por esos lindos parajes. Pero mis piernas, mis amigos y el tiempo disponible me impidieron acompañarlos.
Luego al aeropuerto de Barcelona, a devolver el auto, al centro en tren donde Etda y Antonio fueron a su hotel, y yo me tomé el 39 para ir a reencontrarme con Cuca en la casa de su hermana.
AUTO
El automóvil no fue alquiler, sino Leasing. Compré un 0km y lo vendo al terminar. Pago previamente la diferencia. Fue un vehículo grande, un Dacia Duster Diesel (en Uruguay Renault Duster), para que entren las 4 valijas de 4 personas sin que se vean desde el exterior. Resultó una buena elección.
Algunos datos: Manejé 8063km en 37 días. Rindió algo más de 16km/lt. El auto costó 1094€. Gastamos 680€ de combustible, 234€ de peajes y 273€ de estacionamientos.
Tenía sexta, sensor trasero de estacionamiento y piloto automático de velocidad que no usé.
4 de julio
El viaje cambió de ritmo. Pasó a ser mucho más familiar que turístico. Sólo dimos una vuelta a pie por el centro de Barcelona.
5 de julio
Continuando la parte familiar del viaje, fuimos a Sabadell, en las inmediaciones de Barcelona, para pasar 8 horas con Cecilia Roda, mi prima segunda a la que no veía desde hace 35 años.
6 de julio
Almuerzo de domingo con la familia, y luego una siesta. ¡Ya no soy el mismo!
7 de julio
Llueve. Solo salimos rumbo al aeropuerto para el Barcelona-Madrid
8 de julio
Madrid-Montevideo.
The End
TODAS LAS FOTOS ESTÁN EN www.picasaweb.google.com/cucayhugo